sábado, febrero 2

Echando leña al fuego

Si hay en España, hoy en día, alguien que sepa un par de cosas o tres sobre la División Azul ese es Carlos Caballero Jurado. Pues bien, en este vínculo podéis leer una crítica al libro de Juan Manuel de Prada "Me hallará la muerte" (¡Ojo!, cuenta todo el argumento casi de principio a fin). La crítica está hecha desde el punto de vista de los acontecimientos históricos y deja pocos títeres con cabeza.

Por otro lado, a uno le dan ganas de darse de baja como bloguero después de leer la entrada de César Utrera-Molina sobre el mismo tema. Extraordinariamente bien escrita, en esta ocasión se centra en el lado literario y político. Aunque no esté de acuerdo con algunas de sus apreciaciones, tengo que decir que su conclusión acerca de posible prejuicios ideológicos de De Prada merece ser tenida en cuenta.

Finalmente, doy las gracias a GEM por haberme puesto sobre la pista.

5 comentarios:

Jaime Cifu dijo...

Me he leído las dos críticas. Me lo esperaba. El verdadero De Prada aún no ha alcanzado el prestigio mediático de su figura: aún es un hombre mediano, y si destaca por algo es por ser mediano en un país de enanos.

Embajador en el Infierno dijo...

Eso, Jaime, no solo pasa en la literatura, por desgracia está a la orden del día en demasiados frentes.

Alphonse Marquis de Montauran dijo...

Podríamos concluir que por más que el Carlismo, llamemos a las cosas en román paladino, y el falangismo, sean absolutamente diferentes e incompatibles, es absolutamente impropio de un carlista ser "anti-falangista".
Y por más que Francisco Franco, Caudillo de España por la Gracia de Dios, actuase contra el Carlismo, tampoco resulta factible para un carlista ser "anti-franquista", las cosas como son, sean lógicas o no, que la verdad suele huir de la lógica en muchas ocasiones.

Embajador en el Infierno dijo...

Alphonse- No le sigo. A mi me parece que hay que ir un paso atrás. No es que un carlista deba ser "antifranquista" es que Franco era "anticarlista". No diré que José Antonio fuera también "anticarlista" a pesar de su título. Si que creo que intentó una fusión imposible entre Tradición y Revolución. En cualquier caso el falanjo-franquismo nada tenía que ver con lo que José Antonio quiso, eso también lo tengo claro. Y luego si quiere nos ponemos a hablar de conquistas sociales en el franquismo y demás, pero no mezclemos que la liamos.

Anónimo dijo...

Mientras crecía siempre estuve en contacto con una familia amiga, de hecho todavía estoy en contacto con algunos de ellos. El padre era carlista, tenía doce hijos y era miembro de la CTC. A veces me regalaba calendarios de bolsillo de la Comunión. De aquella yo era crío. Recuerdo también ver fotos en aquella casa del padre con algunos de sus hijos en Montejurra, todos con boinas rojas. Este señor usaba aquellos llaveros de Franco con la bandera roja y gualda, y el águila nimbada de San Juan. Un día, uno de sus hijos que era un poco mayor que yo me dijo: "A mi padre no hay quien le entienda, cuando Franco vivía, era anti-franquista". Yo tampoco lo entendía. Últimamente estoy leyendo con mucha atención a D. Alvaro d´Ors y hay un extracto de su La violencia y el orden que quizá venga a colación citar:"Por lo que a mí personalmente respecta, he de reconocer que mi aprecio de Franco ha ido aumentando con el transcurso de los años, sobre todo desde su ignominiosa damnatio memoriae por los nuevos vencedores sin riesgo, que, comparados con él, son unos rapaces pigmeos, y han venido a arruinar la Patria".
Pedrín Lonergan