domingo, febrero 3

La rebelión de los desahuciados

Rajoy no tiene nada que ocultar y por eso mismo da una rueda de prensa desde un monitor de televisión y sin preguntas de los periodistas. La lógica que explica este comportamiento es aplastante si no es usted un perroflauta o un sociata inmundo. 

Pues me temo, amigo pepero, que tengo una mala noticia para usted: la conspiración de la que habla Mariano no es producto de las maquinaciones rubalcabianas, sino que vienen desde dentro de su propio partido. Si, lo que oyes, los traidores vendepatrias comparten carnet con usted.

No he seguido el desarrollo de este sainete y no creo que haga falta, la verdad. Y no hace falta porque todas estás pisadas de manguera entre bomberos suelen estar cortadas por los mismos patrones. Pongo como ejemplo el caso Bono, del que ya nadie se acuerda. 

Bien es cierto que los separatistas de CiU tienen razones más que sobradas para devolver a Rajoy el favorcito que este les hizo en medio de las recientes elecciones catalanas. Se me ocurre, sin embargo, que precisamente por tener ya a un culpable claro (el mayordomo), resulta la mejor ocasión para dar la puñalada desde dentro mientras se mira con cara inocente al cielo y se silba el agradable tonillo ese de "Pio, pio que yo no he sido". Je!, "Pio", mira tu que casualidad.

En fin, que a Mariano y la Cospedal los recortes no les van a salir gratis. Pero no van a ser los desahuciados hipotecarios los que se rebelen. No, esos tienen suficiente con intentar sobrevivir como buenamente puedan. Los que se rebelan son los desahuciados del poder, los que se han quedado sin la sopa boba, y los que están convencidos que el siguiente recorte van a ser ellos. Los "consejeros" y "asesores", y los cargos digitalmente públicos que el único palo que han pegado al agua en su vida ha sido siempre y necesariamente a la sombra del partido que les da de comer, y que ahora ve que les "traiciona".

Una mujer inteligente como Esperanza Aguirre sabe, sin duda, captar el descontento, encarrilarlo y capitalizarlo. Esperanza no tiene nada que perder y si tiene mucho que ganar. Esto va a ser feroz y sangriento de verdad.

12 comentarios:

P. Albrit dijo...

El caso es que si todo esto fuera simplemente un espectáculo de ellos, de dentro de casa, de ruido de cacerolas y griterío ad intra, pues sería hasta divertido ver las jugadas, irlas descifrando y todo eso.

Pero a muchos nos da miedo que el tono de la polémica sube, y la calle, tan voluble, sea una vez arrojada en contra, no ya de unos que ocupan el poder para que lo ocupen otros con distinto nombre y casi mismo programa- si no en contra del sistema, es decir, de la estabilidad de la monarquía parlamentaria, de la democracia... porque la alternativa parece horrorosa, y como tantas veces, un error.

Y no soy devoto del sistema, pero quiza soy demasiado cómodo.

Esto, a mi corto entender, sólo se soluciona con trasparencia y responsabilidad (también judicial y moral, no sólo política). Y si no, esto se ha acabado.

Embajador en el Infierno dijo...

P. Albrit- Creo que ha descrito usted muy bien el sentir de la gran mayoría de españoles. Y no puedo decir que a mi no me incluya. El ¡Que vienen los rojos!, es el más certero eslogan electoral que se ha inventado nunca. De hecho estuve tentado en terminar la entrada con un "Haganse con una buena provisión de palomitas y disfruten del espectáculo". Pero he pensado que a alguno le podría sentar demasiado mal.

Yo no veo que se vaya a derramar sangre por las calles. La gente tiene demasiado presente lo que es una guerra civil y actualmente la gran mayoría de españoles tienen más que perder con un cambio de sistema. Los políticos lo saben y juegan con ello.

Yurremendi dijo...

Egunero gehiago separatista naiz.

Joaquin dijo...

No estoy de acuerdo con P. Albrit: ni transparencia ni responsabilidad ni leches. Y esto puede ser todavía más sangriento de lo que se imagina Embajador. Y la única solución factible que veo es rezar el Rosario.
Y espero que nadie piense que estoy de coña, porque no lo estoy.
Embajador, por favor, pon "silba" con "b", si te plait. Merci.

Embajador en el Infierno dijo...

Yurremendi- Traduce, hazme el favor.

Joaquín- Corregida la falta de ortografía. Muchas gracias. No creo que haya sangre, si creo que lo mejor que se puede hacer es rezar el rosario. No vienen los rojos, los rojos hace tiempo que están aquí. Y hasta que no entendamos eso seguiremos como estamos.

Joaquin dijo...

No estaba hablando yo de rojos, Embajador, sino del posible advenimiento del Anticristo, que ése todavía no ha asomado pero podría estar a punto (esto puede tener que ver con todo: política y religión). Esto puede ser más espeluznante. Y parafraseándote, puede que si no vemos esto, sigamos efectivamente como estamos. Pero sigue valiendo el rezo del Rosario.

Yurremendi (alias Guifré el Pilós) dijo...

T'ho tradueixo al català, Ambaixador, que ho entens segur, tu que cites a Mossèn Verdaguer en la seva llengua llemosina: deia en el basc de la meva àvia que "cada dia sóc més separatista". I és que Espanya es mereix un sever correctiu...

Guillermo dijo...

¿Por qué el desmoronamiento del PP puede dar lugar al adevenimiento del Anticristo? No lo entiendo.

Los rojos no van a volver porque ya no existen. Lo que ahora hay son simplles sociatas. No quieren la dictadura del proletariado, ni quieren al proletariado mismo. No son más que una descolorida versión de la socialdemocracia, pero nihilista y caciquil a más no poder.

En cuanto al PP, en esta legislatura han demostrado lo que siempre han sido: lo señoritos fuera de la realidad que creen poder hacer lo que quieren con el país. En la época de Aznar disimularon algo, en ésta no. Se han cargado casi cualquier protección legal del trabajador, dejando a familias enteras o en la caelle o con una reducción de ingresos literalmente dramática. A la vez toman el pelo al personal diciendo que algo harán contra el aborto, cuando no hacen ni van a hacer nada. Y ahora descubrimos que robaban de forma tan vulgar como psándose sobres unos a otros. En El Padrino eran más elegantes.

Que se hunda el PP tendrá un efecto benéfico para la Iglesia en España. Para empezar quizá la Jerarquía deje de identificarse con tan nefasto partido. Mientras la Iglesia siga arrimándose a la derecha los católicos en este país seremos identificados en el consciente e inconsciente de la sociedad con el partido de los fariseos. Y con razón.

Anónimo dijo...

¿quien ha dicho que el desmoronamiento del PP va a dar lugar al advenimiento del Anticristo?
creo que solamente un tal Guillermo, que me parece que se arma un lío con todo y no se entera de nada. O no se quiere enterar, vaya Vd. a saber.

Guillermo dijo...

Pues lo he supuesto de lo que dice "un tal Joaquín", muy melodramático él, pero parece que poco claro y concreto a la hora de explicarse.

Otra maravillosa obra de los pijos del PP, hacer una reforma judicial para que sólo puedan permitirse un juicio civil quien tenga dinero para pagar tasas y todo el proceso posterior. Así por supuesto se descongestionará la Justicia: de hecho, ésta desaparecerá.

Anónimo dijo...

No quiero ser pesado citando a D. Alvaro, pero viendo lo dicho, creo que viene a cuento y puede echar bastante luz sobre el asunto que se trata: "España no iba a ser comunista, sino que el ensalmo del socialismo había de instrumentar los planes del capitalismo internacional, desmontando a la vez la economía nacional y la posible resistencia proletaria, a cambio de dejar al marxismo la superestructura "espiritual"...los negocios -el dinero-, para los capitalistas internacionales, y las personas, para los marxistas. En este sentido he dicho alguna vez que el marxismo se ha convertido en la nueva religión del capitalismo, una religión que resulta para éste mucho más cómoda que la cristiana. Y por eso vemos que no son las empresas las dejadas al socialismo, sino las actividades que tradicionalmente competían a la Iglesia: predicación, educación y beneficiencia".
Alvaro d´Ors. La violencia y el orden.
Se puede decir que los rojos llevan mucho tiempo aqui. P.Lonergan

Gerardo dijo...

Por favor, ¿como está lo de que se pueda asistir a la Santa Misa como Dios manda?.