lunes, marzo 4

Dios nos manda un rinoceronte, y luego calla

"Entonces, poniéndose en pie el Sumo Sacerdote, le dijo, "¿nada respondes a los que te acusan?". Pero Jesús permaneció en silencio"
(Mt, 26, 62-63)

"- Si Dios existiera, no habría permitido al hombre construir un falso paraíso ocultando para siempre el verdadero.
- Tú no sabes hasta donde puede llegar el silencio de Dios..."
(Gustave Thibon- "Vous serez comme des dieux")
Ha sido uno de esos golpes que lo dejan a uno bien noqueado y no se si hasta sonado.La consecuencia ha sido unas semanas sin dar pie con bola de la estupefacción. Los primeros dias iba leyendo mucho (no todo) de lo que encontraba aquí y allí para buscar alguna orientación o alguna idea feliz que me diera cierto consuelo. Directamente prescindí de los periódicos y por supuesto de televisión y radio (aunque cayó esa entrevista con un cardenal que solo consiguió incrementar mi estupefacción). En la blogocosa, como de costumbre, si que había contribuciones que ayudaban.

Las conversaciones matrimoniales vienen siendo monotemáticas.

Pero el desconcierto seguía hasta que me lo topé allí, en las baldas que están empotradas en la pared de nuestro cuarto. Y solo con leer el título del libro aparcado (que no olvidado) empecé a hacerme una idea de la situación que bien puede ser incorrecta, y que es desde luego terrible, pero que por lo menos me ayuda a dar cierto sentido a todo el entramado. Me refiero al libro de Rafael Gambra "El silencio de Dios".

El libro comienza con esas dos citas que avanguardan esta entrada y que tanto me han dado que pensar a lo largo de los años.

El silencio de Dios.

Así es como veo la abdicación del Papa, como el silencio de Dios. Bien parece que un mundo ávido de novedades ha ignorado por completo la mayor novedad de los últimos dos mil años. Y lo desesperante no es que el mundo lo ignore, porque al fin y al cabo está en la naturaleza del mundo ignorarlo, sino que desde dentro de la misma Iglesia se procure poner sordina al hecho a base de proclamas de "normalidad" y entusiasmos varios que no son otra cosa sino execrable muestra de la imbecilidad reinante. 

Ante esa imbecilidad no queda otra que hacer lo que el Papa ha hecho, a ver si despertamos de una puñetera vez. Convencido estoy de que el Papa esperaba escuchar alguna voz discordante y autorizada (un obispo, un cardenal, un sacerdote con tirón, un laico dirigente, ¡ALGUIEN!) que, para variar, hablara profeticamente y advirtiera en términos no ambiguos de la gravedad de la situación. De lo delicada que debe estar la cosa como para que por primera vez en la historia de la Iglesia el Vicario de Cristo haya decidido dejar de ser el Vicario de Cristo. Sobre todo teniendo en cuenta que este Papa no es un Papa cualquiera.

Las reacciones a la abdicación de Benedicto XVI son un caso de libro de la Rinoceritis que diagnosticó Ionesco.  Gambra lo explica muy bien:

"En el primer cuadro, Juan, hombre " de su tiempo", con sus puntos de vista "eficaces" y filisteos, dialoga con Berenger, espíritu sencillo de abatida sinceridad. Sus frases sonoras y la vacuidad de sus actitudes siempre circunstanciales están como reclamando la exteriorización de un interno proceso de rinoceritis, es decir, de insensibilización humana. Es entonces cuando irrumpe impetuoso el primer rinoceronte por las calles de la población. Y desde ese mismo momento entra en juego para aquel ambiente humano un mecanismo psicológico encaminado a la elusión subconsciente del hecho, a la conformidad embozada con el mismo, movido siempre por actitudes previas de pereza mental, de cobardía interior y de abandonismo profundamente arraigadas. Así a los pocos momentos de la extraordinaria sorpresa, ya nadie habla de lo inconcebible de la aparición sino del número de cuernos  o razas de rinocerontes"
Y así ha sido: superada la sorpresa la mayoría se ha puesto a opinar sobre las razones mediatas y, digamos, "operativas" de la cuestión. Pocos han sido los que se han elevado sobre lo palpable buscando entender la gravedad del hecho mismo. ¿Qué narices hace un rinoceronte en medio de la Puerta del Sol?.

Y la respuesta de nuestros pastores ha sido el clásico: "¡No me formen corrillos!¡No hay nada que ver aquí!¡Vamos, circulen, circulen!".

¿Que hacemos con el rinoceronte?

====================================================


Abordé a una persona muy cercana a mi y en quien siempre confío. Le conté mi confusión y le pedí consejo. A cambio me soltó el argumentario oficial. Repliqué que eso no me valía que me dijera lo que realmente pensaba. Se hizo el silencio mientras esa persona sopesaba si debía abrirme su corazón, no porque le diera reparo, sino porque no quería añadir leña al fuego. Al fin me dijo, triste:

- En estos tiempos tan difíciles para tantas personas y para tantos cristianos, donde se nos pide no desfallecer en la complicada lucha de cada día, de repente el Papa se va. Nos deja sin su ejemplo y sin su referencia. Resulta desesperanzador.
Llamenmé papolatra o benedictólatra pero Ratzinger no da la espantada. Eso no. No me lo creo. Más me parece a mi que esto es una especie de tratamiento homeopático para elefantes. Nos enchufan en vena una ración XXL de desesperanza contra la desesperanza. Hay enfermedades que se tratan exitosamente de esta manera, haciendo que el paciente ingiera sustancias que a priori solo pueden empeorar su dolencia. Y el paciente sana, o mejora ostensiblemente. Lo he visto.

Porque al final la culpa es nuestra. Mi amigo Jorge P. en una de las contribuciones más lúcidas que he leído, pega precisamente en el clavo (pinchad aquí para leerlo entero):

La conclusión que saco es que hemos fallado al Papa. No hemos rezado suficiente. No nos hemos mortificado como debiéramos. No hemos sido santos. La renuncia del Papa no es un triunfo, es un fracaso. Posiblemente no de él, que ha sido un gran Papa (¡de los más grandes!) sino de nosotros. Quizás el Papa nos ha hecho un gesto desesperado para que espabilemos. Son tiempos muy duros. Y los que vienen más. Solo queda una salida: Conversión.
Ese es el asunto y no otro. Benedicto XVI nos pega una colleja de tamaño descomunal. No a los señores de la Curia para que paren sus grescas, no a los obispos o líderes de movimientos católicos para que obedezcan sin subterfugios, sino a todos. En Cuaresma.

Rezad y mortificaos que es lo que voy a hacer yo. Eso es lo que dice el Papa. Y pocos (¿nadie?) se hace eco de la advertencia del profeta. Circulen que no hay nada que ver aquí.

"Hasta ahora os he hablado de Dios, ahora le voy a hablar a Dios de vosotros". Es, lo que según parece ha dicho Benedcto XVI en su despedida. No se si es como aquello que decía mi madre (y todas las madres) después de la trastada: "espera que llegue tu padre y verás", o esa otra que también decía mi madre (y todas las madres) "yo hablaré con tu padre para que no se enfade mucho".

======================================================

No me da miedo la grave decisión tomada por el Papa. Me cuesta creer en profecías apocalípticas. Pero no las descarto. De hecho buena cosa sería que esto fuera la señal del final, sin embargo no acaba de entrar en mi mente.

Lo que me de verdad me descabala es la reacción de un catolicismo insensible. Eso si que es preocupante porque no augura nada apetecible. El Apocalipsis es bueno, la indiferencia es terrible. El silencio de Dios es horroroso.






34 comentarios:

Lilian dijo...

Pues a mi me pasó lo mismo que a ti, Embajador...busqué y busqué entender sus razones; en mi colegio (Católico, Apostólico y romano) nadie dijo nada, ni la madre superiora ni la madre directora ni la encargada de pastoral...busque en los blogs y leí a muchas personas, que me daban algo de conformidad...pero cuando realmente me dio un patatus fue cuando leí la columna de mario vargas Llosa...no se si es santo de devoción tuya, pero al igual que tu, es cree que es "malo" para todos, no sólo la Iglesia, eso es al menos lo que entendí po quise entender...
Un abrazo

Anónimo dijo...

Muchos pensamos lo mismo, ¿que hacer?, mas oración, mas mortificación, no dejar que Dios entre en nuestras vidas solo en los momentos de tribulación, que sea nuestro mejor Amigo, darnos cuenta que nunca nos va a dejar, no dejar de quererle si no con el corazon, con la razon. Gracias

Unknown dijo...

Penitencia, penitencia, penitencia

Dijo el angel de Fatima

alku dijo...

Embajador una pregunta con todo respeto:

Ud dice que ha faltado más rezo y mortificación. Pero eso es algo en principio que se hace en privado.
No sabemos cuantos católicos han rezado fervorosamente y se han mortificado.

Lo que no ha habido es rezar y mortificarse de forma pública.
Me refiero a grandes reuniones de gente en sitios públicos rezando, a peregrinaciones, a grupos movilizados conversando, pidiendo con calma pero con firmeza explicaciones.

Algo parecido al movimiento d elos indignados en el sentido que no es lo mismo tener X número de personas paradas en sus hogares o silenciosamente buscando trabajo de sol a sol que hartos ya de eso mostrarse.

En breve mi pregunta es si se refiere usted a desde ya imagino loo privado pero también una exteriorización????

Y desde ya que la reacción oficial ha sido la de acallar cualquier reacción.
Porque claro, que un gerente o un presidente o un dirigente se retire por cansancio, vejez o falta de fuerzas es totalmente entendible, comprensible y humano.

Pero el Papa? Como se puede tomar eso como algo normal?

Por supuesto que si Su Santidad estuviera en un estado muy muy deteriorado quizás si se entendiera.




Saludos
Alku

Anónimo dijo...

Gracias por expresar el mismo desconcierto que me ha provocado este pedazo de rinoceronte. Y si, penitencia y más penitencia. Le hemos fallado estrepitosamente!.
Al final, Benedicto XVI no ha sido Jonás. Vino a Nínive y todos tan campantes. Porque hablar y clamar, habló y clamó.
Saludos cordiales.
Muret

Anónimo dijo...

A mí me dió muchísima pena también el día que me enteré. Nunca me olvidaré del momento. En muchas ocasiones me he referido al querido BXVI como "mi maestro Ratzinger". Hubo años en lo que siempre estaba leyendo algun libro suyo. En efecto, un gran Papa, para mi humilde entender. Sin embargo, me acuerdo de haberle oído decir años ha, que en caso de enfermedad o de hacerse demasiado viejo para el cargo, él iba a renunciar. Creo que fue al comienzo de su pontificado. El dejó muy claro que no iba a hacer lo mismo que JPII. Lo recuerdo perfectamente, el avisó y el que avisa no es traidor. Pena me dió mucha, pero por sorpresa no me cogió. Para nada.
In corde Jesu
Pedrín Lonergan
PD: El silencio de Dios de Gambra me encanta. Un libro sumamente entrañable. Hace tiempo que ando buscando Tradición y mimetismo pero no hay manera de encontrar un ejemplar.

Anónimo dijo...

Desde la posición de no juzgar su conciencia y mantener un respetuoso silencio ante el hecho luctuoso, al contrario que los que festejan y celebran la desgracia, dos cositas:
1) Hace dos viernes, en la catedral de Westminster: misa de acción de gracias por Benedicto XVI con el Arzobispo presidiendo y numeroso clero concelebrando. Después de la misa, el Vía Crucis habitual de Semana Santa. ¿Quién se quedó después de misa al rezo del Vía Crucis? La cuarta parte de la gente (siendo generoso), entre la que no se encontraba ninguno de los celebrantes. Que cada cual saque sus consecuencias.
2) Insistiendo en que no me toca valorar ni juzgar su conciencia y lo que él sólo sabe, sólo me vienen dos palabras a la mente: Quo vadis?

Goyu

Anónimo dijo...

Ya que hablamos de Lóndres, me acaba de recordar que el otro día la BBC hizo un especial sobre BXVI. Entrevistaron a un historiador especializado en historia del Vaticano. Este señor dijo, más o menos, lo mismo que yo en el comentario de arriba pero me llamó la atención el hecho de que afirmó que BXVI era la mano derecha de JPII y no cesó de aconsejarle que se retirara. Es curioso. Si ésto es verdad, todo tiene un poco más de sentido.
Ex corde
Pedrín L.

Claudio Martinez dijo...

Totalmente de acuerdo con el mazazo. Desnortado ande yo también. Me lo comí y me cuesta digerirlo. Estos son mis pensamientos, escritos aquí:

http://diccionarioparanaufragos.blogspot.com.es/2013/02/benedicto-porque.html

Joaquin dijo...

Sí señor, lúcido lo que escribe Embajador. Y aunque él no le tire lo de ser apocalíptico, aunque no lo descarte (lógico, con tanto majara como está surgiendo y más que surgirán) no creo que tengamos que soprendernos demasiado cuando apareza un rinoceronte en el sitio que menos esperamos.
Y todo lo fiable y recomendable sobre lo que se nos viene encima, en efecto, apunta a la conversión. Lo demás no va a valer para nada.

pcbcarp dijo...

Pues fíjate que yo, como ateo católico, había pensado que la dimisión del Papa se debía a algo tan infrecuente como sentido común y dignidad.

Luisillo dijo...

A mí también me produjo un desasosiego bestial al principio, aunque luego, hablando, leyendo, escuchando a gente que sabe más que yo, he ido entendiendo y admirando una decisión
"revolucionaria", que no puede dejar indiferente a nadie.

Me ayudó este texto

http://infocatolica.com/?t=opinion&cod=13996

Después de esta decisión, la Iglesia no seguirá siendo la misma, y probablemente establezca un precedente para sus sucesores.

En todo caso, dudo que alguna oración personal pueda ser escuchada en el cielo con más atención que la de Benedicto XVI.

rojobilbao dijo...

Embajador, un día antes de escribir esto tú, el padre Santiago Martín predicaba sobre lo que tú comentas. A partir del minuto 12:30 especialmente.

http://www.magnificat.tv/es/node/3108/29

Silvestre dijo...

El texto de Mons. Sanz Montes que pone Luisillo, simplemente me repugna. Como me repugnan tantas palabras vacuas que intentan explicar la renuncia de Benedicto XVI como una simple retirada por edad.

Dice Sanz Montes que si el Papa anunció que su programa era escuchar a Dios, este gesto se ha de entender como simple fruto de la Providencia. A mi me escandaliza que se utilice la Providencia para tomar por idiota al personal, como si la abdicación de un Papa fuera algo "natural".

O el Papa ha renunciado por una cuestión grave que nadie menciona, o ha cometido un acto totalmente irresponsable. Teniendo en cuenta la de veces que en su vida ha asumido tareas y cargos que le eran ingratos, sólo cabe pensar que la razón de su abdicación no es tan superficial como pretenden Mons. Sanz Montes y medio orbre católico tan acomodado a las palabras almidonadas.

Ya está bien de chorradas. Creer en la Iglesia no supone pensar que vivimos en Disney Landia, ni que somos infantes que creen en el Papa como los niños sonríen inocentes ante Mickey Mouse.

carmela dijo...

Pues yo sí que creo que es algo más que la edad y lo creo desde que dieron tantas explicaciones sobre el cambio de zapatos rojos por unos marrones.En medio de todo el lío y el portavoz del vaticano nos cuenta lo de los zapatos "marrones" y lo mucho que le gustan al Papa.Los zapatos rojos son,como es sabido, un privilegio del Sumo Pontífice de Roma (me refiero a la Roma clásica )y lo hereda de los reyes de Alba Longa. Son un símbolo de poder de tal fuerza que es una de las causas por las que matan a César ( el cual, por cierto, era Sumo Pontífice ).Y los senadores romanos llevaban calzado marrón.

Milites Christi dijo...

¡Gracias Embajador por tu exposición! Por fin una voz que disiente frente al rodillo uniforme del pensamiento único, de que esto es de lo más normal y natural.

Este Papa ha sido valiente en la verdad durante todo su pontificado. Ha sido un Pastor que ha rehabilitado la secular liturgia de la Iglesia con toda su belleza. Ha sido un Pastor que ha denunciado y sacado a la luz toda la mugre que se escondía en el seno de la Iglesia con los execrables crímenes de la pederastia, ni Marcial Maciel, fundador de los Legionarios de Cristo se libró de ser acusado por Benedicto XVI como un falso profeta.

Pero ha sido un Pastor rodeado de demasiados lobos –hasta su mayordomo lo traicionó- demasiados contubernios e intrigas vaticanas que han precipitado su caída unida a su ancianidad.

Cuento como anécdota que el veterano exorcista Padre Amorth en uno de sus libros decía que cuando recitaba las fórmulas del ritual romano de los exorcismos para liberar a los poseídos, los mismos espíritus inmundos se enrabietaban aún más cuando hacía mención a Benedicto XVI que cuando lo hacía a Juan Pablo II, pues aún les hacía más daño y los demonios decían que este Papa era aún peor que el anterior.

Bien para el maligno y sus sicarios y mal para el rebaño, que este Papa nos deje en medio de los lobos y en un mundo a oscuras. Qué el Espíritu Santo ilumine a los nuevos Cardenales para que el nuevo Papa esté a la altura de su misión y exorcice todos los males que se ciernen sobre los hijos de la luz.

Silvestre dijo...

" los mismos espíritus inmundos se enrabietaban aún más cuando hacía mención a Benedicto XVI que cuando lo hacía a Juan Pablo II"

¿En qué libro menciona esto el P. Amorth? Para mí la verdad es que no hay color entre los dos Papas. Es cierto que Juan Pablo II tenía más carisma, pero Benedicto ha sido mucho más valiente en varios asuntos, como el de la Liturgia o el de los abusos sexuales. De hecho, antes de canonizar a Juan Pablo II alguien debería explicar porqué gestionó como lo hizo el grave caso de ocultación de los sacerdotes abusadores. Sus más acérrimos defensores dicen que no se enteró (ya es despiste, cuando hacía décadas lo sabía muchísima gente dentro del episcopado y en Roma), otros dicen que le encomendó a Ratzinger que lo arreglara, pero éste sólo pudo afrontar el problema cuando fue Papa, no durante el anterior pontificado. Me parece que nadie ha aclarado convenientemente ésto, y para colmo un cardenal como Castrillón Hoyos llegó a afirmar que a JPII le pareció bien que un obispo francés ocultara los delitos de pederastia de un sacerdote de su diócesis.

Milites Christi dijo...

Estimado Silvestre,

Hay dos libros del Padre Amorth que arrojan luz sobre este asunto, ambos de la Editorial San Pablo, el Padre Amorth, sacerdote paulino es miembro de la Sociedad San Pablo fundada por el italiano Santiago Alberione en 1914. Estos son:

-Más fuertes que el mal. El demonio: reconocerlo, vencerlo y evitarlo. Yo tengo una 2ª edición, año 2011. Consultar pág. 68-69
-El último exorcista. Mi batalla contra Satanás. Edición, año 2012. Hay todo un Capítulo intitulado: Satanás en el Vaticano: los endemoniados de Benedicto XVI y Juan Pablo II.

Sin querer establecer comparaciones entre los dos Papas, J.P. II más mediático y un largo papado, B. XVI más intelectual y un corto papado, son estilos diferentes, y siendo verdad que JP II hizo algún exorcismo, no así creo B. XVI, sin embargo, como tú bien apuntas B. XVI ha sido más contundente frente a los casos de pederastia, de lo que lo fue J.P. II, el corporativismo o cerrar filas es malo en todas las profesiones, pero los efectos que tiene en la iglesia son demoledores.

Transcribo algunas frases del Padre Amorth:

“Satanás teme muchísimo a B. XVI, la manera en cómo vive la liturgia, su respeto a las reglas, su rigor, su postura, son eficacísimos contra Satanás”

“B. XVI habló implacablemente contra la porquería que existe en la Iglesia en las meditaciones que tuvo en 2005 durante el Vía Crucis en el Coliseo que precedió a su elección. No se sabía a qué se refería, pero es imposible separar sus palabras de aquellos que viven en la Iglesia sólo para hacer carrera, llegar a lo más alto para satisfacer su propio ego, así como quienes dentro de la Iglesia realizan acciones impuras, demoniacas”

“Satanás ataca, sobre todo, a los sacerdotes y a las personas que se han consagrado a Dios, porque golpearles arrastra a muchas otras personas. Los sacerdotes que han enlodado el propio hábito abusando sexualmente de menores han realizado actos demoníacos. Es el demonio quien entra en los corazones y lleva a realizar acciones como estas”

“Un sacerdote que abusa sexualmente de un niño proporciona una avalancha de dolor y destrucción. Es una culpa gravísima es la victoria más grande de Satanás sobre la Iglesia”

Espero estos textos haya servido de botón de muestra. De todas formas la esperanza es una virtud teologal que nunca hemos de perder. Me quedo con la alerta que dio B. XVI a los Cardenales en su despedida “parece que el maligno trabaja para ensuciar y ensombrecer la belleza de Dios”. Y esta batalla todo católica la ha de dar, como dice Mateo 16,18 “Las puertas del hades no prevalecerán sobre la Iglesia”.

Silvestre dijo...

Muchas gracias, Milites Christi. Me leí el primer libro que mencionas, no así el segundo que no lo conocía y, por los párrafos que transcribes, me parece muy interesante.
Creo que me puede hacer comprender mucho sobre el estado de buena parte de la Iglesia que tanto ha denunciado Benedicto XVI, y que personalmente tanta confusión me produce al reflexionar sobre ello.
Gracias de nuevo.

Joaquin dijo...

....una pequeña discrepancia con el título: seguramente Dios nos va a enviar un "rinoceronte". Hasta se le está viendo venir. Pero no calla. Lo que pasa es que hay que abrir un poco las orejas, eso es todo.

O. Aleksandr dijo...

Beatus Ioannes Paulus Magnus, in eligendo Romano Pontifice, ora pro nobis.

Policarpo dijo...

¿Habemus rinocerontus?

Embajador en el Infierno dijo...

Estimados todos: muchas gracias por vuestros comentarios. Perdonad que no haya contestado antes, pero de verdad no he tenido tiempo. Allá vamos:

Lilian- ¡Que bien verte otra vez por aquí!. Leí "La ciudad y los perros" con 18 o 19 años y la verdad es que me gustó mucho. Desde entonces no he vuelto a hacer mucho caso a Vargas Llosa, pero si que he leído el artículo que comentas y la verdad sorprende.

Anónimo- Totalmente de acuerdo contigo. De nada.

Unknown- Y no lo dijo en vano, aunque nos olvidemos de ello.

Alku- No había pensado tanto en exteriorización multitudinaria como en exteriorización por parte de personas relevantes como digo en la entrada. Lo de las muchedumbres "protestando" no es posible si no hay alguien que las lidere. Pero desde luego lo primero de todo es la oración individual.

Muret- Si señor, habló y clamó.....y ni caso.

Pedrín- Soy consciente que Benedicto XVI habló de la posibilidad de la abdicación del Papa. Pero yo lo entendí como un supuesto genérico, de modo que se me ha causado sorpresa. ¿Has buscado el libro de Gambra en iberlibro, ebay o similar?. En sitios de viejo se suele encontrar.

Goyu- No, no se puede juzgar la conciencia de Benedicto XVI ni la de nadie. Y eso es así y punto pelota. Lo de Westminster nos cuenta enciclopedias de la situación actual. Gracias por compartirlo.

Claudio- Gracias por dejarnos tus impresiones.

Joaquín- Pues si, a lo mejor este ha sido el primero de muchos rinocerontes por venir....Y si, es posible que tengamos mucha mierda en las orejas y por eso no escuchamos a Dios.

pcbcarp- Verás Carp uno no es un experto en sentido común, la verdad sea dicha (eso lo subcontrato a mi señora), pero lo que mi sentido común me dice es que sucesos extraordinarios sugieren explicaciones extraordinarias. Lo de la dignidad no lo pillo.

Luisillo Sinceramente espero que lo de "revoloucionaria" y lo de "la Iglesia no seguirá siendo la misma" no estén muy conectados, porque sino será cosa de atarse los machos. En cualquier caso esa es la explicación "oficial" que no trago. Desde luego admito desde ya que hay gente que sabe mucho más que yo de todo esto pero: 1) eso no quiere decir que tenga que dejar que piensen por mi, y 2) eso no quiere decir que vayan a contar lo que sepan. Frecuentemente no lo hacen y se quedan en lo que "nos conviene".

Rojobilbao- Muy interesante lo del padre Martín, me conforta saber que mis especulaciones no son calentones de conspiranoico.

Silvestre- Tu lógica es aplastante y estoy totalmente de acuerdo con ella. De hecho esa es la razón por la que no me trago versiones oficiales, estas implicitamente nos dicen que el Papa ha mandado a freir puñetas a la Providencia. Y eso no me lo creo.

Carmela- Interesante lo de los zapatos, lo desconocía.

Miles Benedicto XVI ha hecho pocos amigos, esa es la realidad. Y con los que ha intentado hacer amistad han sido poco generosos, para su desgracia me temo.

Otets Aleksandr- Amen.

Policarpo- JAJAJA... Veremos. De momento me apunto a los sapos de Wanderer.







alku dijo...

Hay un estudio neurocientífico donde se muestra lo siguiente:

Si se pide a una persona la opinión sobre un tema controversial se activa digamos la región A del cerebro.

Si se pide que nos diga cual es la opinión sobre ese mismo tema de otra persona, un referente, se activa la Región B

Ahora si se le pide a un creyente que nos diga cual cree que sería la opinión de Dios sobre dicho tema se activa....... la región A.

Es notable que evidentemente el Papa Francisco ES parte del "rinoceronte" o mejor dicho es el fin del silencio de Dios.
Por lo menos para los que creen que el Espíritu Santo guía a la Iglesia.

Ahora hay muchos (no particularizo) que tomaron la renuncia de Benedicto como un mensaje pero callan o directamente muchos ya atacan a Francisco. Y no me refiero a ateos, laicistas o anticlericales.
Me refiero a católicos de postura más ortodoxa.

No entiendo que su único comentario luego del post del rinoceronte sea una referencia a otro bloguero.

Realmente es para mi muy curioso que muchas personas (no particularizo) se la pasen señalando que casi todos los actos que les gustan de la Iglesia son signos claros del Espiritú Santo pero los que no les gustan parecen ser meramente humanos. La misma gente que después critica a los católicos de buffete o sea aquellos que eligen que normas seguir y cuales no.

Evidentemente todo muestra que el estudio neurocientífico tiene razón. Lo que "yo" quiero para muchos es los que "Dios" quiere y no al revés.

Alku

alku dijo...

Errata

Debe leerse:


embajador , no entiendo que su único comentario luego del post del rinoceronte sea una referencia a otro bloguero.

Embajador en el Infierno dijo...

Alku- El asunto psicológico me lo salto. La Ciencia tiene sus limitaciones y la hiper-racionalización de la Religión es una contradicción en si misma. Y suele llevar a conclusiones simplistas (no particularizo)

Dices: "No entiendo que su único comentario luego del post del rinoceronte sea una referencia a otro bloguero.".

Bueno, yo si que entiendo que no lo entiendas porque para entenderlo tendrías que conocerme o al menos hacer un análisis exhaustivo de la trayectoria de esta bitácora.

Pero te lo explico: No me costaría nada escribir 3 ó 4 entradas al día. De hecho antes lo hacía. Solo tendría que dejar llevarme por mis sentimientos más inmediatos y mi imaginación. Seguramente el blog sería más entretenido y mucho más polémico y no me cabe la menor duda que atraería muchas más visitas.

Hace ya tiempo que las entradas se van espaciando. Es falta de tiempo, pero sobre todo falta de ideas que a mi me parezcan inteligentes. Hace casi 8 años que escribo esta bitácora y voy pensando que según pasa el tiempo prefiero escribir cosas pensadas a dejar correr la imaginación y sentimientos.

Desde luego hay muchísimos otros que son más capaces. Para los que pasan por aquí pienso que es más útil dirigirles a ellos que escribir la primera chorrada que se me pasa por la cabeza.

Alku dijo...

El asunto psicológico debería importarle.
Desde ya que ya mismo le he mandado un mail a Pascal Boyer, Scott Atran, Paul Bloom, Justin Barret, S. Blackmoore entre otros para decirles que la Ciencia cognitiva de la Religión es una pérdida de tiempo ya que no resiste la “hiper” racionalización?? (será porque en su concepción de la religión, la ve a ésta como irracional???  )
Lo que si se, es que si el nuevo Papa, hubiera sido alguien a la derecha de Ratzinger usted hubiera cantado loas a la sabiduría del Señor, pero como no sabe bien donde está parado este Papa, su área del cerebro A se activa y si bien tiene tiempo para hacer 2 post no relacionados con el papado, me viene a dar una triste excusa de que en realidad se lo está pensando.
Otros compañeros cristianos como los de “radiocristiandad.wordpress.com” no se han tenido en tantos remilgos y aceptan que su área A del cerebro les indica que Dios debe coincidir con ellos por lo tanto el Papa es “malo”. (Benedicto también era malo lo cual muestra que los chicos de Radiocristiandad están a la derecha de Hitler, un eufemismo no digo que Benedicto sea nazi ni mucho menos… de hecho aprecio (cosa que pocos hacen) su intento de sanear parte de la Iglesia y de enmendar errores propios)
Usted todavía no se anima y por ahí tiene razón porque realmente hay que esperar a ver que es lo que hace Francisco y no lo que dice… aunque realmente por ahora lo que dice y hace me parece bien y a Ud me parece que no le gusta tanto. Lo cual entra en conflicto con el supuesto Rinoceronte que nos mandó Dios…
Pero me parece válida su objeción…debemos esperar…. Dejemos pasar la Semana Santa, las Pascuas y veamos lo que hace el Rinoceronte Argentino….

Alku

Embajador en el Infierno dijo...

Alku- Iba a decir que para probar lo que digo de la hiper-racionalización solamente habría que leer tu comentario último. Pero luego me doy cuenta que en realidad tengo demasiado bueno concepto de la Ciencia como para otorgar categoría científica a un comentario que no pasa de ser un juicio temerario de lo más corrientito.

Escribo cuando creo que tengo algo inteligente que decir (bien puede ser que no sea nada inteligente aunque a mi me lo parezca, pero con eso basta)si no lo tengo, no escribo. La navaja de Occam y esas cosas.

(P.D. ¿Te has planteado la posibilidad de que no haya escrito nada porque no conozco al Cardenal Bergoglio, ahora Papa Francisco, que Dios guarde y guie muchos años?).

(P.D.II. El rinoceronte no es el Papa Francisco, por muy argentino que sea. Papas de lugares, digamos, inhabituales ya los hemos tenido. El rinoceronte es que por primera vez en la historia un Papa abdica, libremente, sin que aparentemente exista causa extraordinaria alguna).

(P.D. III. Una ya tiene las espaldas muy peladas y mucha mili encima, como para saber de manera cierta, inequívoca y concreta que los planes de Dios rara vez coinciden con los nuestros. Ya sabes: "Si quieres hacer reír a Dios, cuéntale tus planes para los próximos cinco años").

alku dijo...

Hola:

De acuerdo Embajador.
Esperaré ansiosamente su comentario sobre el Papa Francisco. Es verdad que ha hecho muchos gestos (que han agradado a muchos e irritado a los más ultraortodoxos) pero que para juzgar a alguien hay que esperar sus hechos.

Refiriéndose a su artículo:
Es verdad que el "rinoceronte" es la renuncia de Benedicto.
Lo que si es Francisco es el fin del silencio "horroroso" de Dios.

Saludos
Alku

Embajador en el Infierno dijo...

Alku- Comprende que a uno se le haga muy cuesta arriba juzgar al Papa. A este o a cualquiera. Es un simple problema de sentido común que cualquier que haya ascendido de forma mínima en lo profesional entiende.

Ahora bien, lo que a mi me sigue preocupando es la abdicación del anterior y la falta de reacción del mundo católico ante tal hecho. Parece que aquí no ha pasado nada.

El Blog del FAQ dijo...

Ya era dura la renuncia; peor fue enterarse de la solución. En fin. A rezar por el nuevo papa... pero siempre con los ojos abiertos. A eso encomendábamos en un nuevo blog que iniciamos. Invito a su lectura. Muchos saludos.

Alku dijo...

Embajador:

>la falta de reacción del mundo >católico ante tal hecho

La falta de reacción y tomarlo como "algo normal". Eso para mi que no soy creyente fue sorprendente.

Que sacerdotes dijeran que era "muy normal" que un hombre que se siente cansado y viejo renuncie y deje paso a los más jóvenes.
Si es normal, para el CEO de una empresa, para un médico, para un político hasta para un presidente... pero para un Papa!! cuando no hay una evidencia clara de deterioro o debilidad como quizás si fue el caso de Juan Pablo II en sus últimos días...

Digo no se supone que aún torturado, herido, con hambre y sed, con solo la muerte por delante, y lo que es importante, PUDIENDO bajarse de la cruz Jesús no se baja.
Cuando cientos de mártires con hacer un simulacro de ofrenda al dios emperador se salvaban de las fieras....y prefieren las fieras...

Asombroso.

Alku

Embajador en el Infierno dijo...

Alku- Precisamente. La Iglesia Católica no es una gran empresa, es "algo" más. Pero uno, como creo haber dicho anteriormente, aunque entiende que Dios le ha dado la cabeza para pensar, también es consciente de hasta donde llega esa capacidad. Por tanto, no me apunto a facilonas teorías de la conspiración ni se me ocurre pensar con todo simplismo que Benedicto XVI se bajó, sin más, de la cruz. Creo que el asunto es más complejo y más grave que esto, aunque no sea capaz de explicar exactamente que es lo que ha pasado.

alku dijo...

Y?

Alguna opinión sobre los rinocerontes???

Que opina de Francisco?

He visto que la gente más tradicionalista lo mira con mucho recelo. Los mas "progres" lo adoran.

ALku