lunes, mayo 20

Para enmarcar (XIX): Amor conyugal






Excelente artículo de Enrique García-Máiquez sobre el amor conyugal, del que es dificil extractar algo pero lo intento. Me quedo con el último párrafo:

Vivir una aventura, estando como están las estadísticas, es atravesar los años con un matrimonio insumergible. O sea, un marido y una mujer a los que, cuando les vengan con lo de amarse como novios, se sonrían, se guiñen y se digan al oído: “Entonces…, qué poco nos queríamos todavía”.
 Una verdad como un templo.

El artículo se complementa con esta entrada de su bitácora: Pentecostés y matrimonio, donde hace algunas apreciaciones verdaderamente interesantes. 



Esta sección del blog recoge aquellos artículos o entradas publicados en otros blogs que hacen una contribución decisiva a mi manera de ver las cosas por su elocuencia, claridad y propuesta de nuevas perspectivas. Por esas razones es muy posible que resulten atemporales o que por lo menos sean un sólido testigo para el futuro.

Otros artículos que se han publicado en esta sección se pueden ver pinchando aquí.

6 comentarios:

Enrique García-Máiquez dijo...

Mile grazie!

Alphonse Marquis de Montauran dijo...

No puedo estar más de acuerdo. De hecho ahora, casi 27 años después de conocer a mi esposa, comparado con nuestro amor actual, calificar de amor lo que sentíamos entonces me parece aventurado.

Yurremendi dijo...

En el "Consultorio de Elena Francis" se daban también unos consejos buenísimos para los novios:

http://www.youtube.com/watch?v=9PfUbrztjk0

paterfamilias dijo...

Muy bueno, sí señor

Yurremendi dijo...

La Embajada en el epicentro del amor...

Embajador en el Infierno dijo...

Enrique- Encantado.

Alphonse- Lo complicado es transmitir esa realidad. Es como tener un hijo. ¿Como le explicas a nadie lo que significa tener un hijo?.

Yurremendi- Oye, pues no había escuchado nunca nada de la Srta. Francis y la verdad es que era muy sensata.

Paterfamilias- Celebro que te haya gustado