sábado, junio 1

Fariseismo espiritual

Al final todos (los más ortodoxos, los más progresistas, los más centrados, los más fieles y obedientes) parece que necesitamos de un enemigo con el que compararnos y así salir bien parados. 

Y como todos somos pecadores nunca nos falta un impuro (algunos lo son en esto y otros lo son en aquello) al que atizar convenientemente y posteriormente dar gracias a Dios por no ser como ellos. 

Porque en este aspecto particular que no me cabe duda es el pilar de la fe yo destaco y ellos, pobres, no. Señor dales tu gracia a esos fariseos, no te la gastes toda conmigo, que a mi ya me tienes atiborrado.

Y nos olvidamos que las únicas que se libran son las prostitutas. Detrás de ellas iremos, si acaso, los demás..... todos los demás. 

23 comentarios:

Rafa dijo...

¿Y esto a qué viene Embajador? que sí, que ya sabemos que el Evangelio dice la Verdad y la verdad, pero no sé si este escrito es solo una generalidad o se refiere a algo más concreto (los Evangelios dicen la Verdad normalmente aplicada a situaciones concretas: un publicano en oración frente a un fariseo en presunta oración, una prostituta públicamente condenada por una secta hipócrita, etc.)

David dijo...

- "¡Ya sé lo que eres! ¡Un perro mulato!... ¿Os he enfadado?
- No, al contrario. Me gusta que os parezca eso, un perro mulato. Y aun eso, es mucho.

Embajador en el Infierno dijo...

Rafa- No viene a nada en particular. Viene porque llevo dándole vueltas a este asunto hace tiempo y he dejado un comentario en otro blog que me ha salido largo y lo he puesto aquí como entrada.

A mi me parece que lo que dice Nuestro Señor en el Evangelio son enseñanzas que trascienden la situación concreta y los tiempos concretos y tienen aplicación universal. Pienso que si no fuera así, no estaríamos aquí.

David- Muy bueno. ¿De donde es la cita?.

Firmus et Rusticus dijo...

Bravo.

Silvestre dijo...

Siempre se ha dicho que allá arriba habrá muchas sorpresas. Tendemos a olvidar que el pecado tiene una dimensión interior que sólo conoce Dios y que es lo que determina el grado de culpa. Sí, el Evengelio habla de situaciones concretas y por eso es literal que habrá guardianes de la fe y la ortodoxia que estarán detrás de las prostitutas y publicanos en el Reino.

A veces lo de no juzgar las intenciones se puede obviar para practicarlo a la inversa: para intentar ver las virtudes y buenas intenciones en personas que llevan vidas claramente desordenadas.
Muchas veces me he encontrado gente que vive una moral caótica y, sin embargo, me han mostrado una generosidad que ya quisiera yo para mí.

Jesús, antes icluso que corregir a publicanos y protstitutas, se sentaba con ellos a comer. Debió pasarse horas compartiendo mesa y escuchándolos antes de anunciarles su Reino. Dudo mucho que esos ratos le fueran desagradables: más bien estaría encantado de su compañía y de darles el calor que les faltaba en sus vidas. En cambio, con los fariseos es implacable y duro, le provocan incluso la ira. Da qué pensar.

Embajador en el Infierno dijo...

Firmus- Gracias hombre.

Silvestre- Aquí la cuestión es ¿qué o quién es el fariseo?. Porque observo que es una acusación/juicio que entre católicos se lanza con una inusitada ligereza, quedándose, creo yo, en la definición más superficial y haciendo paralelismos demasiado sencillos. Bien sabemos que cuando nuestro señor hablaba de prostitutas y publicanos, no hablaba, pienso, estrictamente de las mujeres que vendían su cuerpo o al recaudador de impuestos, sino a aquellos que por llevar, como tu dices, vidas de moral caótica (reales o supuestas) eran rechazados socialmente o expulsados de la comunidad.

Enneas dijo...

Además de a las prostitutas y a los publicanos, también hace referencia a los sepulcros blanqueados...

Silvestre dijo...

¿Quién es el fariseo? No sé qué definición dar, a saber cuánto se podría decir. Más bien el fariseísmo lo identifico con una actitud. El libro de Castellani "Cristo y los fariseos" a mi me aclaró mucho sobre el asunto.

El fariseo creo que es el que se apropia de la Religión y de Dios, en vez de dejarse apropiar por Él. Y a la vez, le roba la fe al prójimo porque la despoja de la Caridad, que es como se trasmite y se hace creíble a quien aún no conoce a Dios. De hecho, pueden hasta matar la fe de quien la ha tenido antes.

Yo creo que en mayor o menor medida todos tenemos un fariseo dentro, pero si te dejas llevar por él se te acaba endureciendo el alma hacia los demás. Fariseo sería el que cree que el hombre está hecho para el sábado, y no el sábado para el hombre.

Luego habría muchos más aspectos, como el formalismo sin contenido, las esperanzas terrenales y políticas sobre la Redención sobrenatural, etc.

Personalmente, y es sólo una opinión, cuando alguien trasmite una visión de un Dios punitivo en lugar del Dios infinitamente misericordioso, salgo corriendo porque, por lo general, esa gente denota no sólo cómo ven a Dios, sino a los demás y su relación con el prójimo.

Embajador en el Infierno dijo...

Enneas- Si claro, esos eran los fariseos, ¿no?.

Silvestre- Muy bueno y muy lúcido lo que has escrito, sobre todo el último párrafo.

Silvestre dijo...

Gracias, Embajador. No tiene mucho mérito, ese párrafo se debe a la experiencia vital, jajaja.

David dijo...

Buenas tardes.

La cita la he transcrito de la película "Fray escoba", que trata de la vida de San Martín de Porres.

La recomiendo vivamente.

Dios os bendiga.

Miles Christi dijo...

Interesante asunto Embajador e interesantes comentarios de los diplomáticos de la Embajada, muy instructivos los de Silvestre.

Cuantas menciones al fariseísmo en los Evangelios y que aplicable en nuestra sociedad actual, pues son extemporáneas. El "hacer lo que ellos dicen que hagáis, pero no hagáis lo que ellos hacen". El "cargan pesados fardos en las espaldas de los demás y ellos no mueven un dedo". El "les gusta ocupar los primeros puestos en los banquetes y los primeros asientos en las sinagoga". El "quieren y les gusta que les llamen Maestros"

Es el figurar y el aparentar, el "vanidad de vanidades, todo es vanidad "que dice el Eclesiastés.

Nadie está a salvo de esta deriva, tan unida a la condición humana, a veces sin darse cuenta, uno puede empezar a resbalar por estos senderos errados. Recuerdo una vez que comentaba con un amigo sacerdote, la parábola que yo llamo de "el jornalero de la última hora" y desde mi ceguera le decía a mi amigo, que no me parecía justo que el jornalero que se había deslomado desde el alba en la viña, cobrase el mismo salario,un denario,que el jornalero de la última hora. Mi amigo me hizo caer la venda de los ojos y me hizo ver que mi planteamiento era erróneo, cuando me dijo: la justicia de Dios no es igual que la justicia de los hombres y aunque el premio sea el mismo para el que es cristiano desde su niñez que para el que se convierte en sus postrimerías después de una vida sin Dios, no es equivalente su devenir, pues el de la primera hora se lleva algo por delante que pierde el de las postrimerías, el haber disfrutado una vida con Dios desde el primer momento, una vida bien aprovechada.

Después de esta respuesta, me rasqué el corazón y no las vestiduras como los fariseos, pues por un momento había postulado un cierto fariseísmo.

Rafa dijo...

¿Presentar un Dios punitivo es farisaico? pues hay una oración que reza "...porque podéis castigarme con las penas del infierno...". Y no es farisaica.

Condenar la prostitución no siempre es farisaico: la prostitución es perniciosa para todos y conviene evitarla. No tiene por qué ser farisaico.

¿Que es farisaico aparentar? pues a veces convendría no tener miedo en llamar la atención por defender lo que es importante, defecto muy habitual hoy día.

Etc.

En definitiva: me parece que aquí se está divagando mucho por no atenerse a situaciones concretas, como dije al principio.

Un último comentario concreto: a mí Churchill me parecía un sujeto bastante farisaico, aunque en el artículo anterior Embajador lo puso en portada para decir algo muy pomposo y de poco contenido (farisaico).

Miles Christi dijo...

Para Rafa,

Un par de matizaciones a tus comentarios, algunos correligionarios sí que han hecho mención a la prostitución, no creo que entre en la cabeza de ninguno de ellos no considerar esta como una lacra, es explotación sexual y es denigrante a la condición humana, pero también en los Evangelios se dice que necesitan médico, no los sanos, sino los enfermos y Jesús se sentó con publicanos y pecadores, mientras los fariseos murmuraban y abominaban esta actitud.

En cuanto a lo de aparentar, no sé por qué lo mezclas con la defensa de las convicciones, no tiene nada que ver. ¿Qué tiene que ver defender los valores con aparentar lo que no se es? Los valores tienen que ver con los principios morales y defenderlos es muy noble, lo de aparentar es solo fachada y una engañifa.

Aunque ya no te podré contestar, de todas formas agradezco contrastar distintos puntos de vista y siempre con respeto como en este caso, pues es enriquecedor.

Joaco dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Rafa dijo...

Para Miles Christi:

Haces bien en intentar concretar o matizar. Muchas veces la Verdad es cuestión de matices, es lo que estoy intentando decir. Algunas matizaciones más, dentro de lo que permite este medio:

Yo "abomino" en cierto modo de la prostitución y de las prostitutas: hay que condenar esta práctica por el bien de la sociedad y las prostitutas no están libres de esta condena. Y nos podríamos extender en largas consideraciones sobre el modo de perseguir o las medidas a adoptar para conseguir eficazmente que no haya prostitución. No lo haré aquí, lógicamente.

En lo de aparentar tienes algo de razón, yo quería decir más bien "figurar", "destacar". Aunque incluso aparentar puede que a veces sea conveniente y no tan perverso. Hay que matizar, concretar.

Y en circunstancias y con medios adecuados me parece muy conveniente hablar del castigo eterno, de un Dios que es infinitamente misericordioso pero también infinitamente justo y que conviene andarse con cuidado. La ausencia de esto es otro de los males de nuestro tiempo.

Y ya no me enrollo más, no sea que yo también divague más de la cuenta. Saluti per tuti.

Conrad López dijo...

Pues si, señor. Esta es una de las razones que me mantienen desde hace tiempo sin meter la zarpa por ahí.

Quizá sea demasiado escrupuloso, pero esto que comentas y una irrefrenable animadversión ante todo tipo de dilettantismo me ha secado el tintero. No se ...

Un abrazo, Emba.

Filacterio dijo...

Shalom, Embajador. Aquí sois todos muy buenos, así que necesitáis a un tío feo como yo, de nariz ganchuda y corazón seco y malvado, que haga algún elogio del viejo fariseo español.

Que nunca nos falten esos odiosos fariseos que juzgan las conductas ajenas y las reprueban públicamente. Hacen un gran bien a la sociedad.

Porque el ser humano es gregario y se mueve mucho por el qué dirán. Hace unos años nuestra sociedad era mucho más farisaica. Mis padres, por ejemplo, se retraían del trato social de las personas de vida desarreglada. Nosotros somos mejores cristianos que nuestros padres (dónde va a parar) y no juzgamos, no etiquetamos, no marginamos a nadie. Pero aquellas barreras eran una protección y un incentivo que refrenaba los vicios. Ayudaban a conmportarse sobre todo a los débiles, a los jóvenes, a los desordenados. Ahora se echa de menos el dedo acusador.

Filacterio dijo...

Pero lo del Dios punitivo lo deberías puntualizar tú, Embajador, aunque quede en evidencia el odio al prójimo que te reconcome.

A no ser que el Concilio haya cambiado las verdades que hay que creer «con necesidad de medio para salvarse».

Silvestre dijo...

Está claro que nadie ha dicho que la prostitución no sea condenable. Simplemente se ha recordado lo que dice el Evangelio: todos, prostitutas, publicanos y cumplidores de la ley estamos hechos de la misma madera. Y, además, algunas prostitutas y algunos publicanos resulta que están más cerca de Dios que algunos fariseos. No por prostituirse ni por estafar recaudando impuestos, sino por alguna razón que sólo Dios conoce, ya que es quien lee las almas, no nosotros.

Los fariseos acusaban con el dedo, pero el Hijo de Dios tendía la mano. A mi me parece tranqulizador que el jornalero de última hora se salve, que el hijo pródigo sea agasajado por su padre, que la mujer de mala reputación que llora a los pies de Jesús lo conozca mejor que el anfitrión del Señor, que la desprecia a ella y al propio Jesús. Esa Misericordia que rompe con los límites de nuestra noción de justicia es algo esencial de la Buena Nueva.

No se trata de que todo el mundo tenga que sentarse a comer con prostitutas y publicanos, como se queja Filacterio, pero a los que los señalan como apestados Jesús los califica como "sepulcros blanqueados".

Anónimo dijo...

Un placer leerte, que buen rato

Miles Christi dijo...

Gracias Rafa por tu mesurada respuesta. En ningún momento hubo en mi réplica, frio negro sobre blanco, ánimo de tirón de orejas, no dejo de ser un pecador con ánimo de enmienda. Y como dijo Jesús en el episodio evangélico de la adultera a punto de ser lapidada "El que esté libre de pecado que tire la primera piedra" ¿y qué pasó? que lo potenciales apedreadores se esfumaron.

Gracias Silvestre por tus apostillas muy apropiadas como siempre.

Y un saludo al de la nariz ganchuda, ja ja, también eres necesario, que aburrido sería un campo monocromático que solo tuviera flores de una misma clase.

Y gracias Embajador por hacer de nuevo de tu blog, el campo de batalla virtual en el que podamos guerrear un rato, sin animus nocendi, sin ánimo de hacernos daño.

Hasta otra ocasión si se tercia D.m.

AMDG dijo...

Esto es un amagar y no dar, un salirse por los cerros de Úbeda que cabe calificar a su vez de farisaico 
Me gustaría saber los casos concretos que inspiran la reflexión.
Hablando de “sensibilidades”, En este momento, tras la elección de Bergoglio como Papa, los “conservadores”, moderados y esos que querían conciliar concilio vii y tradición se han quedado colgados de la brocha.
A estas alturas decir "siempre con Roma" o "ni un paso por delante del Papa ni un paso por detrás" equivale a avalar la revolución.
¿Hasta cuándo callaremos?
De propina, los obispos franceses desairando a quienes se dejaron la piel manifestándose contra la institucionalización de la homosexualidad:
http://tradiciondigital.es/2013/07/04/francia-rechazo-catolico-a-la-postura-de-la-conferencia-episcopal/