domingo, septiembre 1

Exito y fracaso (III): Munilla el descubridor






Traigo a la bitácora un vídeo reciente con una entrevista a Monseñor Munilla, Obispo de San Sebastián. Lo que me interesa es unas frases a mitad de la entrevista. Concretamente en el minuto 10:57 el entrevistador le pregunta:

- ¿Se ha imaginado alguna vez su vida si no fuese sacerdote?. ¿Se ha imaginado casado, con hijos, soltero?. Me imagino que todos nos imaginamos otra vida alguna vez....

Monseñor Munilla contesta:

- Yo soy de los que digo que la clave del sentido de la vida esta más bien no en ser inventor sino en ser descubridor. ¿no?. Inventor es el que inventa algo que él sueña, pero descubridor es el que pregunta a Dios: ¿Qué has pensado para mi?.

Yo creo que la clave de la vocación está en descubrir que ha pensado Dios para mi y no cual es mi sueño. Yo creo que la felicidad no está en que mi sueño se cumpla sino en descubrir aquello que Dios había pensado para mi y en lo que yo debo de entregarme. Y yo creo que eso es la felicidad ¿eh?: entregarse a tu vocación y no cumplir ningún sueño.

No es precisamente una respuesta habitual para los tiempos que corren ¿no?. Y si que creo que es una respuesta muy sensata. Algo aplicable a cualquier individuo en toda fase de su vida.

(El resto de la entrevista es entretenido y aborda muchos temas conflictivos. Como curiosidad se puede ver en un cierto momento- minuto 18:05- como pasan un titular diciendo que Mons. Munilla fue miembro de los Guerrilleros de Cristo Rey. Posteriormente, en el minuto 21:15, el entrevistador hace referencia al titular, lo desmiente y pide disculpas).


Entradas anteriores sobre éxito y fracaso.




21 comentarios:

Yurremendi dijo...

¡Qué susto, me ha llegado al buzón de gmail una entrada de este blog! ¿Te sientes bien, Embajador?

En el panorama vasco Munilla es un mirlo blanco. Aguanta bien en las entrevistas porque es despierto y coherente, pero no me gusta ver a los obispos en los estudios de televisión, siempre se pega algo del excremento periodístico. Los montajes de las imágenes de fondo son maliciosos, lo de los guerrilleros de Cristo Rey es de juzgado de guardia, la ignorancia del entrevistador diciendo que la Iglesia acepta el aborto en los casos de violación clama al cielo.

En fin, que hombres como este, "gutxi eta arantza artean", que diría mi abuela.

carmela dijo...

Anda, Embajador, qué sorpresa. Ya pensaba en que había sido abducido por los extraterrestres y que me iba a quedar sin saber el nuevo curriculum de historia.
Munilla es claro pero no tanto, yo no entiendo qué es eso de saber qué quiere Dios de uno, me suena a frases del tipo " sé tú mismo " o " las cosas pasan por algo ", que no entiendo qué se quiere decir.
Mi abuela, ya que han salido las abuelas, decía que uno tiene la obligación de florecer donde le siembren. Lo mismo es eso lo que quiere decir el Obispo.

rojobilbao dijo...

Conozco personalmente a monseñor (y alguno más) y tiene la virtud de no tener doblez. En la tv es como en la vida real. Podrá gustar más o menos, pero no engaña a nadie.

Y con sus defectos no hay 5 obispos mejores en España. Si me equivocare alegre me quedaría.

Miles dijo...

"El hombre propone y Dios dispone", decía mi Yaya, mentando a las queridas abuelas. La película mejicana Bella protagonizada por Eduardo Verástegui comenzaba con "cuando a Dios le contamos nuestros planes, Él se ríe".

Hoy está de moda el “I have a dream” de Martin Luter King, pero la Providencia Divina creo que juega un papel muy importante en nuestras vidas, sin negar que además de rezar, hay que remar y ser proactivo.

Creo más en la Causalidad que en la Casualidad. Nuestra vida se va tejiendo como una gran alfombra persa, pero si vemos el reverso de la misma, allí esta toda la urdimbre de causas y efectos que la forman, como creyente creo que Dios es el tejedor.

Al Padre Munilla, ya lo escuchaba hace años en radio María, a él y a su hermano, y siempre con gratitud, pues sus palabras calaban en mi alma. Lo aprecio.

Bienvenido Embajador del letargo estival y un saludo a los incondicionales, seguiremos bregando en esta nueva temporada.

Embajador en el Infierno dijo...

Yurremendi- Han sido un par de meses algo aciagos, pero ya voy volviendo.
Si, eso mismo que dices pensaba yo antes de ver el video (y un poco también después). No se porque me parece que la dignidad del obispo se resiente. Por otro lado, visto el video me parece que Mons. Munilla se defiende estupendamente y a lo mejor es cosa de remangarse y ensuciarse un poco ¿no?. Sobre todo si sabes hacerlo con soltura y oficio, como él.
¿Que significa eso que decía tu abuela?.

Carmela- Hola Carmela, da gusto ver que algunos incondicionales todavía me aguantáis.
Yo creo que el mensaje de Mons. Munilla es muy potente. Nunca he sabido que significa eso de "sé tu mismo" pero si que se lo que significa pedir luces a Dios. Y si, eso que decía tu abuela es exactamente lo que, a mi modo de ver, quiere decir el obispo, pero dándole un barniz cristiano. No es florecer por florecer, sino florecer por y para algo.

Rojobilbao- La misma sensación he tenido. Pero además creo que tiene la virtud de ser sutil sin que su mensaje pierda impacto ni verdad.

Miles- Esa frase que dices es un refrán que tiene mucha prédica entre el catolicismo anglosajón, y es de mis favoritos.
Muchas gracias por el resto de tu comentario. Totalmente de acuerdo. Posiblemente el "I have a dream" sea una de las frases más destructoras de la modernidad, como la gran mayoría de eslóganes vacuos.
Bienhallado Miles.

Yurremendi dijo...

Embajador: Ya se te nota algo "aciago" y como con cierto desasosiego existencial. Espero que pronto remita, como fiebre cuartana. La versión romance del dicho es "pocos y entre zarzas", por la rareza y dificultad de hallar aquello a lo que se refiera.

Carmela: Yo guardo en un cuadernillo los dichos de mi abuela, que tenía muchos y muy salados, alguno en vascuence, pero la mayoría en un sabroso romance. ¡Es una pena que ya no hablemos así!

Rojo: Toda alabanza de Mons. Munilla, "ceteris paribus", es justa.

Miles: Pues sí, aquí estamos los cuatro gatos incondicionales que se acercan cada vez que sale volando por la ventana de la cocina una miserable raspa de pescado.

Miles dijo...

Muy bueno tu comentario gatuno, je je...
Al menos que la guardia de corps de la Embajada no faltemos a cita de las raspas con que nos obsequia el Embajador, que cuando aprieta el hambre...las espinas saben a bogavante.

Yurremendi dijo...

Miles: Bien está, los gatos de la calleja promovidos a guardia de corps..., aunque me temo que los restos de bogavante de los ágapes diplomáticos vayan al mimado minino de la Embajada, ese que sólo pisa sobre alfombra.

¿Qué tal esa montaña? Yo este verano, por circunstancias familiares, no pude escaparme en soledad los cuatro o cinco días que solía. Hube de conformarme con escapadas cerca de casa, buscando siempre entre peñas feroces aquellos parajes eremíticos que embriagan mi alma como el dulce mosto de los viñedos de Engadí.


Embajador en el Infierno dijo...

Me temo que el desasosiego existencial ha venido a quedarse una temporada. Aunque yo prefiero pensar que no es tal desasosiego sino simple maduración vital. La "aciaguez", sin embargo, la ha causado algún hecho objetivamente complicado que hay que ir asimilando. Literalmente "cosas de la vida", nada fuera de lo común que no le pase prácticamente a todo el mundo.

Lo de las raspas me ha hecho mucha gracia (e ilusión!). Confieso que ha habido y hay mucho banquete, pero efectivamente el minino (minina, más bien) anda algo más exigente y las viandas no las deja pasar de la cocina.

La montaña muy bien. No tan bien como otros años porque nos ha faltado el robledal. Teníamos pinar, pero comprenderéis que no es lo mismo. En cualquier caso he llegado a la conclusión firme de que la Selva de Irati es el sitio donde me gustaría pasar mis últimos días haciendo las paces con Dios.

Miles dijo...

Siempre nos quedará la montaña, cuando el aire mefítico de las ciudades se no haga irrespirable. Yo todos los años tengo mi bautismo de riscos, subir a la cumbre y abrazar la cruz que la corona, ¿qué mejor manera de despojarse del hombre viejo y revestirse del hombre nuevo...?

Hoy me llama el deber, a ver si próximos días puedo ojear la suculenta raspa que ha enviado el Embajador, a ver si ahora vamos a tener un festín y tenemos que recurrir a las sales de frutas…

Muy bien Yurremendi por esa oxigenación de cuerpo y espíritu estival, hay un poeta en ti y ánimo Embajador tras esos días aciagos que te han acompañado, recuerda el Salmo, no sé si 125 o 126 "Los que siembran entre lágrimas, cosecharán entre cantares", que así sea.

Yurremendi dijo...

Embajador, Miles: ¡Irati, Osaba, Ochagavía…! Era un crío la primera vez que me llevaron por allí. Me acuerdo como si fuera hoy de cuando entré en la cueva de Zugarramurdi y me contaron una historia de brujas. En cuanto a mí, tengo pensado mi retiro penitencial en otras fragosidades, acaso menos imponentes, pero ¡quién sabe dónde acabaremos! Todo esto es ahora hipotético y provisional… Hablando del yermo, de la montaña, ¡qué morriña y anhelo me atenazan! ¡Lo que daría por poder ascender a las arriscadas alturas de nuestra España en compañía de los nervudos y atezados Montañeros de la Tradición!

Miles dijo...

Qué bonitos son los Valles del Roncal y Salazar. Yo hace unos años en verano coroné el pico Ezkaurre, cerca de Isaba, primero ascensión por un bosque y luego unas buenas pendientes, arriba tocabas el cielo, precioso. En Ochagavia sólo he estado en fiestas cuando tenía 20 años y me debió de cundir porque vi amanecer, qué fríos son esos pueblos por la noche, aún en verano. Y para los amantes del queso, allí estamos como un ratón en su paraíso, ja ja….qué potencial tenemos en este país, difícil no amarlo.

Anónimo dijo...

Es bueno Mons Munilla. Baje algunas conferencias y las escuche a solas en casa. Me parecio claro y noble. Ahora tienen que cuidarlo y ayudarlo por que curas buenos faltan.
Saludos desde San juan, Argentina donde todos somos Lopez, Rodriguez,Gomez,Fernandez y a Dios Gracias!!!!!!

rojobilbao dijo...

Si no fuera por la visión de tanta boina roja diría que este antro está plagado de mendigoizales.

Entiendo que sean esos y no otros valles los que os reclamen, yo de aquella zona me quedaré en el Baztán. Andaré por Bozate compartiendo incomprensiones con los agotes.

Yurremendi dijo...

Rojo:

Es que, salvando las distancias y todo lo que haya que salvar, nada se parece tanto a un requeté como un mendigoizale. Véase si no este cartel de 1932, en el que, además de una ortografía más bien, heterodoxa, se representa un escudo que con orgullo llevaría yo cosido en la manga o en la pechera (escudo que desde ahora propongo para ese "Requeté de Montaña" que ya está en vías de gestación):

http://www.euskomedia.org/ImgsAuna/27050801.jpg

Embajador en el Infierno dijo...

Miles- Muy bueno el salmo 125 (o 126). Que bien viene. Y si, difícil no amar este país.

Yurremendi- ¿Te creerás que todavía no he pisado Zugarramurdi?. Veo que la palmo y no lo cato. El cartel muy interesante. No se porqué me parece cebo para incautos.

Anónimo Argentino- Bienvenido. Un abrazo fraternal.

Rojobilbao- Verás, el "problema" del Baztán es que ya empieza a tener paisaje tipo "Heidi". Un mesetario como yo no aprecia el paisaje tipo "Heidi" (Mi señora que si lo aprecia se ríe cuando le digo que me parece lujurioso). En cambio el Roncal y Salazar todavía no son tipo "Heidi". Por eso me gustan tanto. Y luego está la Selva de Irati, que no hay cosa así en el mundo. Porque en Madriz tenemos el hayedo más meridional de Europa (el de Montejo) y es una maravilla, pero no es lo mismo.



Yurremendi dijo...

Y yo que creía que el hayedo más meridional de España era el de los puertos de Beceite... Estuve por allá hace dos veranos y me acerqué al fortín de Cabrera (alias el Tigre del Maestrazgo).

Pero, claro, si los madrileños se empeñan, es más meridonal el de Montejo...

rojobilbao dijo...

Cuando los señores de boina roja tengan a bien visitar el señorío de Vizcaya, estaré dispuesto a calzarme mi boina negra y acompañarles en alegre biribilketa por el hayedo de Baljerri.

El plan, me temo se debe plegar a las costumbres locales (mayormente olvidadas) de misa (me temo que en esta diócesis no disponemos de rito extraordinario), desayuno, subida y al bajar amaiketako (por la hora mejor sería amabitako).

Si algún día quisieran, me informan.

Embajador en el Infierno dijo...

Yurremendi Desconocía la existencia de los hayedos de Beceite. Acabo de verlo en un mapa y va a estar ahí, ahí, con el de Montejo. Hace nada he estado en Morella. Menudo sitio. De momento a uno le queda bien claro porque Cabrera se hizo fuerte en el Maestrazgo. Posiblemente no solo por sus condiciones defensivas, sino también por la belleza del lugar.

Rojobilbao Te vamos a tomar la palabra y acabarás por arrepentirte.....je, je...

Yurremendi dijo...

No te diré que el hayal de Beceite esté mucho más al sur, pero lo está, y siento pincharte el globo madrileñista.

Lo cierto es que la zona de los puertos de Beceite, como tú la de Irati, es la que yo me había escogido para el retiro eremítico definitivo. Entre otras cosas, una rama de mi familia (bueno, casi la mitad) es originaria de aquella zona, no exactamente de Beceite, sino de Calaceite, pero todo queda dentro de esa comarca del Matarraña que me encanta.

Y coincido con tu apreciación sobre Morella. Tampoco Albarracín y su sierra me parecen asquerosos.

Miles dijo...

Conozco el Matarraña, eso sí, no he caminado aún por los puertos de Beceite con sus bellos parajes naturales, aunque sí que he estado en el pueblo con sus cuestas, muy pintoresco. La zona es preciosa, Valderrobres me impresionó por su castillo y su iglesia.

Su gastronomía increíble con su paté de olivas negras, su rico aceite de oliva virgen extra, sus almendras y las casquetas de confitura de calabaza.

Zona lindante con Tarragona, hablan un chapurreao autóctono y se sienten muy aragoneses. Embajador, tienes raíces allí y lo conoces, animo a los lectores a que lo visiten, se llevarán un grato recuerdo del lugar, de sus gentes y de sus buenas viandas.