miércoles, septiembre 11

Nobleza

Wanderer en su bitácora ha escrito una entrada con consideraciones interesantes indagando sobre que cosa es la nobleza. La he leído entera y recomiendo a los lectores de esta bitácora que también lo hagan pinchando aquí. He leído además todos los comentarios donde, de nuevo, se dicen cosas que mueven a la reflexión.

Como a nadie se le ha ocurrido hacerlo, lo hago yo.

Creo que nunca se ha definido tan acertadamente la nobleza como en aquel poema de Calderón que empieza:
Este ejército que ves
vago al yelo y al calor,
la república mejor
y más política es del mundo,(...)
Pienso que nos solemos quedar en la superficialidad de este canto y no nos damos cuenta que Calderón no habla solamente del ejército español de su época, sino que más bien da una lección general de vida en verso. De la vida y de la organización política de la sociedad, cosa que establece en las cuatro primeras líneas, donde nos dice que va a explicar como se debe organizar una comunidad humana sana tomando como ejemplo la convivencia militar de su época. Y sigue

(...) en que nadie espere
que ser preferido pueda
por la nobleza que hereda,
sino por la que él adquiere; 

Lección primera: la base de la organización es lo que ahora los cursis llaman "meritocracia". Está bien que tu padre o tu abuelo o tu bisabuelo haya sido esto o lo otro, o que hayan hecho esto o aquello, pero para encajar aquí el que tiene que ganárselo no es tu bisabuelo, sino tu. Continua:
porque aquí a la sangre excede
el lugar que uno se hace
y sin mirar cómo nace
se mira cómo procede. 
Bien claro está que la igualdad no la inventó la Revolución Francesa. Calderón ya ponía el contador a cero para todo el mundo, siendo cosa de cada uno el ganarse la consideración con su propio proceder. ¿Cómo?, pues para empezar distinguiendo lo accesorio.....
Aquí la necesidad no es infamia; y si es honrado,
pobre y desnudo un soldado
....de lo fundamental:
tiene mejor cualidad
que el más galán y lucido;
porque aquí, a lo que sospecho,
no adorna el vestido el pecho
que el pecho adorna al vestido. 
Y esto conduce a la clave del asunto:
Y así, de modestia llenos,
a los más viejos verás
tratando de ser lo más
y de aparentar lo menos. 
La dicotomía entre el ser y el parecer, de la que ya hemos hablado en esta bitácora, y que tan mártir trae al mundo de hoy. Observo que Calderón no dice que el desarrapamiento sea necesario, sino más bien que es la elegancia la que no lo es. Dice que se puede ser pobre y honrado, pero no dice que no se pueda ser galán y honrado. Fundamental cuestión. 

También llamo la atención sobre como describe a los más maduros, que precisamente por su experiencia son los que mejor saben hacer las cosas.

En fin, "de modestia llenos".... casa bastante mal con la "cultura" meritocrática actual donde todo el mundo se cree con derecho a todo y sin deber de nada.

Y abunda en esto lanzando otro revés a nuestra organización social:
Aquí la más principal
hazaña es obedecer,
y el modo cómo ha de ser
es ni pedir ni rehusar. 
Me viene a la cabeza tanto maestro del escaqueo que abunda en, por ejemplo, el mundo laboral y que luego vienen a ser, fíjate que casualidad, los que más exigen. No sigo que me pierdo. Creo que se me entiende.

Porque luego llega el crescendo final que consiste en una declaración de las virtudes que debe poseer la persona para estar en paz con Dios y con el prójimo, para ser noble sin más:
Aquí, en fin, la cortesía,
el buen trato, la verdad,
la firmeza, la lealtad
el honor, la bizarría,
el crédito, la opinión,
la constancia, la paciencia,
la humildad y la obediencia, 
Pensemos en nuestro ambiente más cercano, en nuestra familia o en nuestro trabajo, y como de beneficiados se verían si todos hiciéramos un esfuerzo por vivir esas virtudes (me defeco en los "valores", por cierto, no se si se ha notado)

Insisto en la cuestión: en ningún sitio se habla de derechos, y sin embargo en todo el poema trasluce las dos únicas leyes que se necesitan para construir una sociedad habitable que son el amor a Dios y al prójimo. Y por si no está claro, así termina:
fama, honor y vida, son
caudal de pobres soldados;
que, en buena o mala fortuna,
la milicia no es más que una
religión de hombres honrados.
Me pregunto si ese "pobres soldados" se refiere a la pobreza material, o acaso más bien a la de espíritu. Me quedo con lo segundo.

En fin, creo yo que el Siglo de Oro español no fue de oro por lo bien que escribían nuestros literatos, sino porque fueron capaces de expresar de forma sencilla y clara (y bonita), para que todo el mundo lo entendiera, verdades permanentes y universales. Y eso nos habla de la clase de sustrato social y personal sobre el que vivían estos hombres que, como nosotros, eran pobres pecadores, pero que seguramente al contrario que nosotros sabían de su condición de tales. Y también sabían de la imposibilidad de construir el Paraiso en la Tierra, aunque pretendieran, con la materia disponible, hacer algo que se le pareciera.

---------------------------------------------------------------------

Escribiendo esto hoy he entendido la razón última por la que mi abuelo me regaló, siendo yo un jovenzuelo, una lámina con el cuadro que ilustra la entrada. Se llama "El aprendiz de soldado" y es de Antonio Colmeiro, artillero como mi abuelo. La lámina tenía escrito el poema de Calderón el cual me lleva rondando la cabeza meses.  

19 comentarios:

Anónimo dijo...

Menudo post, para paladear con calma

Walter E. Kurtz dijo...

Por eso en mi comentario en aquella bitácora distinguía la nobleza como virtud (a la que obviamente se refiere Calderón) de la nobleza en cuanto 'clase' o, mejor, estirpe --aquélla conformada por quienes desde la cuna son formados y educados para estar a la altura ganándose para sí la tal virtud.

Posiblemente, Calderón tenía en mente, al olvidar esta última categoría, a aquéllos "nobles" (cortesanos) que hacen mofa del Quijote y Sancho.

También en aquel siglo alguien escribió, "Ésta es la razón de que vayan las armas pintadas en escudos, para que, viéndolas los descendientes, les venga a la memoria la manera con que sus antepasados las ganaron y sepan que son obligados a no degenerar de la virtud de aquellos cuyos hechos las armas representan".

Esteban Falcionelli dijo...

¡Excelente post amigo!

Juan Jose Carrera Alvarez dijo...

Genial

El eterno aprendiz dijo...

Me ha gustado mucho, gracias amigo.

carmela dijo...

Los romanos ya hablaban de esto, lo llamaban " virtus" y si se considera la cantidad de cualidades ( auctoritas, dignitas, gravitas, veritas...) que la definían tenemos un marco muy aproximado de lo que es nobleza.
En época más reciente Beau Geste es un preciosísimo retrato de nobleza aunque pocos jóvenes actuales entenderían algo.
En resumen, no tiene que ver necesariamente con la sangre y su esencia viene a ser hacer lo que se tiene que hacer y "dejar la presunción para los monos"(Kipling dixit)

Abu Saif al-Andalusi dijo...

Para disfrutar a Calderón bien recitado: http://elbaluartedeoccidente.blogspot.com.es/2013/07/ese-ejercito-que-ves-el-eterno-verso-de.html
Un saludo

Miles dijo...

Tal vez el hombre actual ensoberbecido en su autosuficiencia ha perdido el sentido de pecado. Y un hombre que no está dispuesto a levantarse del barro en el que chapotea, no deja de ser un pobre diablo satisfecho. Hoy hemos trivializado la verdad y el ser y hemos encumbrado la mentira y el aparentar, haciendo tabla rasa, nivelando los valles y haciendo del relativismo nuestro modus vivendi. "Todo depende" como decía una canción. Nos han debilitado el nervio de la rebeldía frente a lo que está mal, frente a lo que no se debe de permitir, todo no vale.

El hombre maleable por los medios de comunicación de masas y dócil es el que más conviene al sistema, no protesta, todo le parece bien y paga sus impuestos. Pero a este mundo no hemos venido a pacer, si así hubiera sido Dios nos habría hecho rumiantes. Una vez vi una triste pintada en un muro que increpaba a los viandantes y rezaba así "trabaja, consume y muere".

La palabras de Calderón son actuales y señalan con el dedo a una sociedad con derechos y sin deberes, donde tanto tienes, tanto vales y donde el "servir es reinar", que es hacer por el prójimo, ha sido ultrajado y vilipendiado. La nobleza cuando sólo es un título cuyo crédito es dilapidado por la descendencia es innoble. Prefiero el "nobleza obliga" que se exigen así mismo los humildes de espíritu. Leí una vez que es de más provecho para un país, si en moradas pequeñas viven almas grandes, que si en palacios viven hombres de alma esclava.

Alphonse Marquis de Montauran dijo...

Sin duda son los versos sobre los que generaciones y generaciones de soldados españoles han fundado su estilo de vida. Y coincido en que su aplicación no se limita a la milicia en su sentido estricto, ya que en este mundo somos todos soldados. La diferencia es el bando, pero la guerra entre el bien el mal no cesa jamás ni admite treguas.
"Ni pedir ni rehusar" es el principio que me ha guiado siempre en los momentos difíciles.
¿Nieto de artillero? Ya te notaba yo algo familiar en el discurso. La artillería española marca mucho, por generaciones.

rojobilbao dijo...

El valor del cuadro es inversamente proporcional al del poema. Pero al niño le gusta el cuadro y el abuelo, inteligente, sabe que al crecer, el gusto se trasladará.

Respecto a la elegancia, ¿sitio más apropiado para mostrar la elegancia que una playa?

Embajador en el Infierno dijo...

Anónimo- Muchas gracias, hombre (o mujer).

Walter- Si, nos falta un poema sobre la responsabilidad que queda a los descendientes de grandes o nobles caballeros y damas. Gran y grave responsabilidad.

Esteban, Juan José, Eterno Aprendiz- Muchas gracias a los tres. Celebro que os haya gustado.

Carmela- ¿Donde puedo leer más sobre la "virtus"?. Como digo arriba a Walter, lo de la sangre es una tremenda responsabilidad: la de estar a la altura de lo que hicieron tus mayores y conservar su legado, más que aprovecharse malamente de él.

No tiene nada que ver, pero ya que citas a Kipling, siempre me llamó la atención la diferencia de tan pasmosa que hay entre el elogio que hace Calderón del ejército español y la angustiosa descripción que hace Kipling del británico en su poema Tommy, tan amargo. Posiblemente los dos puedan considerarse como privilegiados ejemplos de literatos "imperiales". Pero mientras en Calderón subyace una especia de honra (no diré "orgullo") trascendente, en Kipling lo que hay es una amargura existencial.

Abu Saif- Muchas gracias por el enlace, estupendo video.

Miles- Nada que añadir ni comentar a tus palabras. Solamente rumiarlas. Muchas gracias!.

Alphonse- Nieto e hijo, que mi padre hizo su mili en artillería. Si, supongo que marca mucho. La Artillería Española era (no se si seguirá siéndolo, supongo que no) una hermandad muy peculiar, pero muy peculiar.

Rojobilbao- Hombre, el cuadro no es una obra maestra pero tampoco me parece tan horrible. Bien es verdad que Cusachs dejó el listón demasiado alto, pero... Y si, muy de acuerdo con tu última línea, muy buena.

carmela dijo...

Cicerón,Embajador, " sobre los deberes" ( no lo encontré ni en la casa del libro pero está en internet) pero,mejor aún, su correspondencia,esa la tengo toda, hay que entresacar pero se encuentra (Cicerón era un magnífico chaquetero pero también era muy inteligente )
Y,sobre todo, los comentarios a la guerra de las galias. César no habla de la virtus pero es un ejemplo ambulante de ella ( al menos como a mí me gusta ), le recuerdo que pasa el Rubicón siendo el hombre más rico del mundo y pudiendo largarse a Rodas a vivir como un pachá y lo pasa por una de las características de la virtus ; por " dignitas"
Curiosa la etimología de la palabra, viene de " vir " varón.
No es fácil la hombría.
En Kipling yo veo mucha nostalgia, su orgullo es más aguantar los golpes que pegarlos.

Embajador en el Infierno dijo...

Carmela- Muchas gracias. Veré de encontrar "sobre los deberes". ¿Alguna buena biografía de Cicerón?. Hace poco empecé a leer "La columna de hierro" de Taylor Caldwell. Supongo que conocerás el libro: una especie de biografía novelada que me ha resultado cansina ya en la página 100. Y la he dejado. "La guerra de las galias" la he leído. Lo que no tengo es una idea general sobre Roma. De adolescente leí el libro aquel de Indro Montanelli que me fascinó pero ya no me acuerdo de nada y sospecho que si lo leo ahora no me va a gustar tanto. De manera que cualquier recomendación será bienvenida.
Por lo demás, a mi me parece que en "Tommy" Kipling no deja títere con cabeza.

carmela dijo...

No soy ninguna experta,Embajador, pero de toda la historia de Roma la tardorepública,todo el I adc, es un período fascinante
Qué políticos,madre mía,qué gente acostumbrada a pensar
Ese era el momento justo para que Dios se diese una vuelta por la tierra
De Cicerón solo tengo sus escritos ( qué mejor biografía que su correspondencia ) y de César tengo 14 biografías y no sabría cuál recomendar
Indro Montanelli se puede releer que sigue gustando
Y para historia novelada es mejor Colleen Mccullough ( espero haberlo escrito bien ) es bastante entretenida.

pcbcarp dijo...

Hola, Embajador, que te tengo abandonado. En esto ya sabes que coincidimos plenamente: "Los versos de Calderón", son toda una declaración de principios de cómo debe organizarse una comunidad humana sana.

Embajador en el Infierno dijo...

Pcbcarp- Te estaba echando muuucho de menos en esta entrada. Sabía que íbamos a estar de acuerdo.

Anónimo dijo...

Sr. Embajador, brillante y necesario como casi siempre ;)

bitdrain.

Embajador en el Infierno dijo...

Bitdrain!!!- Cuanto tiempo, hombre!. Me alegra desde luego verte otra vez por aquí.

Rafael Angel Marañón dijo...

Aquí la más principal
hazaña es obedecer,
y el modo cómo ha de ser
es ni pedir ni rehusar.

¡Ahí está todo!

Muy bueno
parece mentira que estos versos no estén en todos los post cristianos.
Y el nivel de la gente que comenta no se parece en nada a lo que solemos ver
Ahorabuena a todos.
Así se crea estilo.