lunes, octubre 7

Lecciones de los católicos de Oriente

Andaba mi padre no hace mucho por el Golfo Pérsico y nos escribió:

" Antes de ayer asistí a una misa en Tamil por la hora. Antes hubo adoración al Santísimo y resulta que el sacerdote salió perfectamente revestido y descalzo y así ofició y dio la bendición.

Supuse que era por respeto al Santísimo Sacramento y efectivamente me dijeron después que en una capillita donde está permanentemente Expuesto todo el mundo debe entrar descalzo.
Me acordé de la frase del Señor a Moisés cuando estaba delante de la zarza ardiendo: descálzate porque pisas tierra sagrada".

4 comentarios:

carmela dijo...

Eso,Embajador, dé usted ideas que no hay ahora nada tan de moda como la tradición...de otros.
Y en nombre del antipelagianismo, las periferias y la opción preferencial nos podemos ver todos descalzos en Misa.
Pues a mí que me manden a la Guardia Civil.

Embajador en el Infierno dijo...

Carmela- Jajajaja!. No, nada de eso. Cada mochuelo a su olivo. Simplemente me sorprendió esta forma de mostrar respeto ante la Divinidad. Con que se recupere la doble genuflexión ante el Santísimo expuesto me doy con un canto en los dientes.

Jordi Picazo dijo...

Cuando se está enamorado no se calcula. De Cristo que es el Amor se puede estar enamorado, los detalles que se usen son manifestaciones de ese amor con locura, igual que un novio a su novia le dice cosas que sacadas de contexto son ridículas. Me parece estupenda la genuflexión doble delante de Nuestro Señor. Yo ya no puedo por artrosis y la hago en el reclinatorio... no tengo culpa, sí penita. Un día en una iglesia daban la comunión normalmente con las dos especies pero sin mucho cuidado, y derramaban unas gotitas... al final, y sin vergüenza, me acerqué y lamí el suelo. Ni una gota se pierda de la Sangre de Nuestro Señor. Teresa de Calcuta es amada por todos... pero tiene una frase muy fuerte que no acabo de entender pero que venero... dice que uno de los males más grandes de este mundo es el tomar la sagrada comunión en la mano. Jesús nos ama... A Tteresita del Niño Jesús se le apareció un día cristo y le preguntó, tú, quien eres? Ella dijo... Teresita de Jesús, y tú? Yo soy Jesusito de Teresa. No hay medida en el amor. En el Convento de teresa de Ávila, en la capilla donde Cristo se apareció en cuerpo mortal a la gran Teresona, hay una inscripción que dice esta tierra que pisas es Tierra Santa. No me descalcé, pero me postré a besar el suelo que había pisado mi Señor.

Embajador en el Infierno dijo...

Jordi- Gracias por tu comentario. Nada tengo que decir, solo que me ha gustado una barbaridad.