domingo, febrero 10

El oro rosa hace avanzar la Revolución

Recientemente el gobierno británico dirigido por el conservador Cameron ha decidido introducir nueva legislación que permita a personas del mismo sexo contraer matrimonio.

La primera curiosidad es que no solamente este asunto no estaba en su programa electoral, sino que de hecho su programa electoral llevaba un compromiso de ayuda y protección a la familia. La pregunta que surge es, lógicamente: ¿porque hace esto si ni siquiera estaba en su programa?. La lógica respuesta es: porque le están pagando para que lo haga.

Ayer era el oro de Moscú, del cual tantos se reían y luego resulto que era cierto, hoy es el oro negro o el oro rosa. No hace falta buscarle tres pies al gato.

Al contrario de lo que la gente cree, la partitocracia y la corrupción son el pan nuestro de cada día en el Reino Unido como lo son aquí. Y para los aficionados a los parches políticos, les recuerdo que en aquel país tienen listas abiertas desde hace ya unos cuantos años (Recomiendo leer el libro "The political animal" escrito por Jeremy Paxman, posiblemente el periodista político inglés más conocido y reconocido. Fue gracias a este libro donde entendí en toda su extensión el alcance de la partitocracia y sus redes clientelares).

Dicho lo anterior me ha parecido fascinante parte del debate parlamentario que ha tenido lugar sobre el asunto del matrimonio de personas del mismo sexo. Esa parte del debate resulta iluminadora sobre el funcionamiento de las cosas en estas democracia liberales. Para el que lo quiera ver y entender además de iluminador resulta patético.

Reproduzco debajo parte del debate traducido, donde un diputado conservador (Edward Leigh, de Gainsborough) afea la conducta de aquellos diputados, particularmente laboristas, que le garantizaron (áteme esa mosca por el rabo) que tras la aprobación de la Ley de Uniones Civiles no vendría el matrimonio entre personas del mismo sexo. El diputado laborista Christ Bryant se levanta, pide la palabra, reconoce que fue él uno de los que dio dicha garantía, y seguidamente procede a limpiarse el culo con la misma.


Lo he tomado de la bitácora del padre Finigan. Ahí va:

Mr Edward Leigh (Gainsborough) (Conservador): Deberíamos, desde luego, tratarnos unos a otros con tolerancia y tratar la sexualidad de todos con comprensión, pero la cuestión fundamental que estamos decidiendo hoy es si la ley inglesa debería declarar por primera vez que dos personas del mismo sexo se pueden casar.

El Parlamento es soberano (podemos votar sobre lo que queramos) pero debemos ser muy cuidados y evitar que la ley y la realidad entren en conflicto. En 1648, el Conde de Pembroke, tratando de establecer el principio de que el Parlamento es soberano, dijo que el Parlamento puede hacer cualquier cosa menos el convertir a un hombre en una mujer y a una mujer en un hombre. Desde luego, en 2004, hicimos exactamente eso con la Ley de Reconocimiento de Género. Ahora estamos proponiendo llevar a cabo cambios igualmente crudos a la esencia del matrimoni. Durante los debates sobre la uniones civiles, me fue solemnemente garantizado en esta misma sala del Parlamento, por entre otras personas algunos miembros de la Oposición, que la Ley de Uniones Civiles no llevaría al matrimonio de personas del mismo sexo.

Chris Bryant: Se levanta.

Mr Leigh: Cedo gustosamente la palabra al Honorable Caballero que me dio dichas garantías.

Chris Bryant: Las garantías que yo pueda dar no determinan necesariamente lo que pueda ocurrir en el Parlamento en un futuro. Algunos Honorables Diputados han sacado a colación lo que yo dije en dicho debate. En aquel momento yo pensaba que las uniones civiles eran el non plus ultra de toda la historia. Desde entonces yo mismo soy parte de una de esas uniones civiles y creo que el mundo ha avanzado. Muchos diputados conservadores que votaron contra la uniones civiles saben que la mentalidad de Gran Bretaña ha cambiado y quieren reflejar ese cambio en la ley.

Mr Leigh: La preocupación que algunos de nosotros tenemos es que el mundo, en la opinión del Honorable Caballero, podría volver a avanzar, y que muchas de las garantías que se nos están dando podrían no servir para mucho.
Si yo fuera el diputado Bryant posiblemente me habría levantado y habría contestado a la última intervención con un escueto: "Quite!".

domingo, febrero 3

La rebelión de los desahuciados

Rajoy no tiene nada que ocultar y por eso mismo da una rueda de prensa desde un monitor de televisión y sin preguntas de los periodistas. La lógica que explica este comportamiento es aplastante si no es usted un perroflauta o un sociata inmundo. 

Pues me temo, amigo pepero, que tengo una mala noticia para usted: la conspiración de la que habla Mariano no es producto de las maquinaciones rubalcabianas, sino que vienen desde dentro de su propio partido. Si, lo que oyes, los traidores vendepatrias comparten carnet con usted.

No he seguido el desarrollo de este sainete y no creo que haga falta, la verdad. Y no hace falta porque todas estás pisadas de manguera entre bomberos suelen estar cortadas por los mismos patrones. Pongo como ejemplo el caso Bono, del que ya nadie se acuerda. 

Bien es cierto que los separatistas de CiU tienen razones más que sobradas para devolver a Rajoy el favorcito que este les hizo en medio de las recientes elecciones catalanas. Se me ocurre, sin embargo, que precisamente por tener ya a un culpable claro (el mayordomo), resulta la mejor ocasión para dar la puñalada desde dentro mientras se mira con cara inocente al cielo y se silba el agradable tonillo ese de "Pio, pio que yo no he sido". Je!, "Pio", mira tu que casualidad.

En fin, que a Mariano y la Cospedal los recortes no les van a salir gratis. Pero no van a ser los desahuciados hipotecarios los que se rebelen. No, esos tienen suficiente con intentar sobrevivir como buenamente puedan. Los que se rebelan son los desahuciados del poder, los que se han quedado sin la sopa boba, y los que están convencidos que el siguiente recorte van a ser ellos. Los "consejeros" y "asesores", y los cargos digitalmente públicos que el único palo que han pegado al agua en su vida ha sido siempre y necesariamente a la sombra del partido que les da de comer, y que ahora ve que les "traiciona".

Una mujer inteligente como Esperanza Aguirre sabe, sin duda, captar el descontento, encarrilarlo y capitalizarlo. Esperanza no tiene nada que perder y si tiene mucho que ganar. Esto va a ser feroz y sangriento de verdad.

sábado, febrero 2

Echando leña al fuego

Si hay en España, hoy en día, alguien que sepa un par de cosas o tres sobre la División Azul ese es Carlos Caballero Jurado. Pues bien, en este vínculo podéis leer una crítica al libro de Juan Manuel de Prada "Me hallará la muerte" (¡Ojo!, cuenta todo el argumento casi de principio a fin). La crítica está hecha desde el punto de vista de los acontecimientos históricos y deja pocos títeres con cabeza.

Por otro lado, a uno le dan ganas de darse de baja como bloguero después de leer la entrada de César Utrera-Molina sobre el mismo tema. Extraordinariamente bien escrita, en esta ocasión se centra en el lado literario y político. Aunque no esté de acuerdo con algunas de sus apreciaciones, tengo que decir que su conclusión acerca de posible prejuicios ideológicos de De Prada merece ser tenida en cuenta.

Finalmente, doy las gracias a GEM por haberme puesto sobre la pista.