domingo, septiembre 22

Razones para la esperanza: Escuela de monaguillos

Me pregunta la Sra. Embajadora:

- ¿No te has enterado de cuando el cura ha dicho......?

- Pues no, la verdad que no me he enterado.

Y seguidamente le he explicado que estaba tan contento por lo primero que ha dicho el cura que ya no he escuchado nada más de la homilía.

Lo primero que ha dicho el cura es que en la parroquia (mi parroquia de toda la vida) habían decidido montar una escuela de monaguillos. 10 chicos se han apuntado inmediatamente. Repito: 10 chicos se han apuntado....inmediatamente.

Había empezado a notar algo curioso este verano cuando vi repetidas veces a un chaval ayudando a Misa vestido con un alba. El chico, muy formalito y respetuoso, hacía las cosas bastante bien.

Ha costado....¿40 años?, pero veo que al final han dado cauce a un asunto que se caía por su propio peso. De crio yo era uno de un numeroso grupo que literalmente peleaba por ayudar a Misa. Pero nunca se le ocurrió a ningún cura de la parroquia encauzar aquellas ansias y por lo menos enseñarnos una o dos cosas sobre el particular. Y con el tiempo, el recuerdo de aquellos no-encauzamientos me llenó de perplejidad.

Como digo, había un numeroso grupo de chicos que acudía espontáneamente, sin que nadie les requiriera o les llamara, para ayudar a Misa. Espontáneamente, digo. Y no se si a alguien se le pasó por la cabeza que aquellas espontaneidades podrían ser señales de algo más.  Algo que convenía ser cuidado y cultivado. No, en mi caso particular, no creo, pero seguro que en el de otros. Si a alguien se le ocurrió, no se hizo nada y con el tiempo los espontáneos monaguillos mayormente desaparecieron. En tanto que no quedó ninguno que transmitiera (tradere) el oficio, en tanto que ya no se veían monaguillos, la cosa se fue perdiendo.

Ahora han tenido la feliz idea de darle la vuelta a la tortilla. Excelente noticia.

Dos formas de entender un imperio

Un compañero comentaba la noticia aparecida hace algún tiempo que decía:


Entre las opiniones que surgieron abundaban los epítetos poco cariñosos hacia el Imperio Británico, como es lógico.

La nota de cordura y sensatez la puso mi amigo Javier Garisoain , en una de sus más gloriosas apostillas cuando vino a decir lo siguiente:

"Me imagino que, a lo largo de la historia, habrán llegado misioneros españoles a 9,5 de cada 10 países del mundo".

Lo cual me recuerda una anécdota que me contó hace unos meses un oficial de la Infantería Española destacado en Etiopía o Somalia, no recuerdo. Haciendo labor de vigilancia transitaba en su todoterreno militar por una "autopista" de tierra por la que pululaba toda clase de gente. En eso se fijó en una monja ancianísima que iba andando por la carretera como si tal cosa. El hombre paró el vehículo, se acercó a la monja y en un inglés chapurreado le preguntó si quería que la llevara a algún sitio. La buena mujer en perfecto castellano y con cara de sorpresa le respondió:
- ¡Ay, hijo!. ¡No entiendo nada de lo que me estás diciendo!.
La monja procedía de un pueblo de la provincia de Palencia, creo recordar y llevaba 35 o 40 años de su vida por aquellas tierras.


miércoles, septiembre 11

Nobleza

Wanderer en su bitácora ha escrito una entrada con consideraciones interesantes indagando sobre que cosa es la nobleza. La he leído entera y recomiendo a los lectores de esta bitácora que también lo hagan pinchando aquí. He leído además todos los comentarios donde, de nuevo, se dicen cosas que mueven a la reflexión.

Como a nadie se le ha ocurrido hacerlo, lo hago yo.

Creo que nunca se ha definido tan acertadamente la nobleza como en aquel poema de Calderón que empieza:
Este ejército que ves
vago al yelo y al calor,
la república mejor
y más política es del mundo,(...)
Pienso que nos solemos quedar en la superficialidad de este canto y no nos damos cuenta que Calderón no habla solamente del ejército español de su época, sino que más bien da una lección general de vida en verso. De la vida y de la organización política de la sociedad, cosa que establece en las cuatro primeras líneas, donde nos dice que va a explicar como se debe organizar una comunidad humana sana tomando como ejemplo la convivencia militar de su época. Y sigue

(...) en que nadie espere
que ser preferido pueda
por la nobleza que hereda,
sino por la que él adquiere; 

Lección primera: la base de la organización es lo que ahora los cursis llaman "meritocracia". Está bien que tu padre o tu abuelo o tu bisabuelo haya sido esto o lo otro, o que hayan hecho esto o aquello, pero para encajar aquí el que tiene que ganárselo no es tu bisabuelo, sino tu. Continua:
porque aquí a la sangre excede
el lugar que uno se hace
y sin mirar cómo nace
se mira cómo procede. 
Bien claro está que la igualdad no la inventó la Revolución Francesa. Calderón ya ponía el contador a cero para todo el mundo, siendo cosa de cada uno el ganarse la consideración con su propio proceder. ¿Cómo?, pues para empezar distinguiendo lo accesorio.....
Aquí la necesidad no es infamia; y si es honrado,
pobre y desnudo un soldado
....de lo fundamental:
tiene mejor cualidad
que el más galán y lucido;
porque aquí, a lo que sospecho,
no adorna el vestido el pecho
que el pecho adorna al vestido. 
Y esto conduce a la clave del asunto:
Y así, de modestia llenos,
a los más viejos verás
tratando de ser lo más
y de aparentar lo menos. 
La dicotomía entre el ser y el parecer, de la que ya hemos hablado en esta bitácora, y que tan mártir trae al mundo de hoy. Observo que Calderón no dice que el desarrapamiento sea necesario, sino más bien que es la elegancia la que no lo es. Dice que se puede ser pobre y honrado, pero no dice que no se pueda ser galán y honrado. Fundamental cuestión. 

También llamo la atención sobre como describe a los más maduros, que precisamente por su experiencia son los que mejor saben hacer las cosas.

En fin, "de modestia llenos".... casa bastante mal con la "cultura" meritocrática actual donde todo el mundo se cree con derecho a todo y sin deber de nada.

Y abunda en esto lanzando otro revés a nuestra organización social:
Aquí la más principal
hazaña es obedecer,
y el modo cómo ha de ser
es ni pedir ni rehusar. 
Me viene a la cabeza tanto maestro del escaqueo que abunda en, por ejemplo, el mundo laboral y que luego vienen a ser, fíjate que casualidad, los que más exigen. No sigo que me pierdo. Creo que se me entiende.

Porque luego llega el crescendo final que consiste en una declaración de las virtudes que debe poseer la persona para estar en paz con Dios y con el prójimo, para ser noble sin más:
Aquí, en fin, la cortesía,
el buen trato, la verdad,
la firmeza, la lealtad
el honor, la bizarría,
el crédito, la opinión,
la constancia, la paciencia,
la humildad y la obediencia, 
Pensemos en nuestro ambiente más cercano, en nuestra familia o en nuestro trabajo, y como de beneficiados se verían si todos hiciéramos un esfuerzo por vivir esas virtudes (me defeco en los "valores", por cierto, no se si se ha notado)

Insisto en la cuestión: en ningún sitio se habla de derechos, y sin embargo en todo el poema trasluce las dos únicas leyes que se necesitan para construir una sociedad habitable que son el amor a Dios y al prójimo. Y por si no está claro, así termina:
fama, honor y vida, son
caudal de pobres soldados;
que, en buena o mala fortuna,
la milicia no es más que una
religión de hombres honrados.
Me pregunto si ese "pobres soldados" se refiere a la pobreza material, o acaso más bien a la de espíritu. Me quedo con lo segundo.

En fin, creo yo que el Siglo de Oro español no fue de oro por lo bien que escribían nuestros literatos, sino porque fueron capaces de expresar de forma sencilla y clara (y bonita), para que todo el mundo lo entendiera, verdades permanentes y universales. Y eso nos habla de la clase de sustrato social y personal sobre el que vivían estos hombres que, como nosotros, eran pobres pecadores, pero que seguramente al contrario que nosotros sabían de su condición de tales. Y también sabían de la imposibilidad de construir el Paraiso en la Tierra, aunque pretendieran, con la materia disponible, hacer algo que se le pareciera.

---------------------------------------------------------------------

Escribiendo esto hoy he entendido la razón última por la que mi abuelo me regaló, siendo yo un jovenzuelo, una lámina con el cuadro que ilustra la entrada. Se llama "El aprendiz de soldado" y es de Antonio Colmeiro, artillero como mi abuelo. La lámina tenía escrito el poema de Calderón el cual me lleva rondando la cabeza meses.  

domingo, septiembre 1

Exito y fracaso (III): Munilla el descubridor






Traigo a la bitácora un vídeo reciente con una entrevista a Monseñor Munilla, Obispo de San Sebastián. Lo que me interesa es unas frases a mitad de la entrevista. Concretamente en el minuto 10:57 el entrevistador le pregunta:

- ¿Se ha imaginado alguna vez su vida si no fuese sacerdote?. ¿Se ha imaginado casado, con hijos, soltero?. Me imagino que todos nos imaginamos otra vida alguna vez....

Monseñor Munilla contesta:

- Yo soy de los que digo que la clave del sentido de la vida esta más bien no en ser inventor sino en ser descubridor. ¿no?. Inventor es el que inventa algo que él sueña, pero descubridor es el que pregunta a Dios: ¿Qué has pensado para mi?.

Yo creo que la clave de la vocación está en descubrir que ha pensado Dios para mi y no cual es mi sueño. Yo creo que la felicidad no está en que mi sueño se cumpla sino en descubrir aquello que Dios había pensado para mi y en lo que yo debo de entregarme. Y yo creo que eso es la felicidad ¿eh?: entregarse a tu vocación y no cumplir ningún sueño.

No es precisamente una respuesta habitual para los tiempos que corren ¿no?. Y si que creo que es una respuesta muy sensata. Algo aplicable a cualquier individuo en toda fase de su vida.

(El resto de la entrevista es entretenido y aborda muchos temas conflictivos. Como curiosidad se puede ver en un cierto momento- minuto 18:05- como pasan un titular diciendo que Mons. Munilla fue miembro de los Guerrilleros de Cristo Rey. Posteriormente, en el minuto 21:15, el entrevistador hace referencia al titular, lo desmiente y pide disculpas).


Entradas anteriores sobre éxito y fracaso.