lunes, febrero 22

Soy español

                                                                Soy español 

Luzco del mundo en la gentil pavana, 
sobre el recio tahalí de mi tizona, 
una cruz escarlata, que pregona 
mi abolengo de estirpe castellana. 

Llevo a los hombros ferreruelo grana 
guío el mostacho a la usanza borgoñona 
y mi blanca gorguera se almidona 
bajo mi crespa cabellera grana. 

Tengo cien lanzas combatiendo en Flandes, 
mil siervos en las faldas de los Andes, 
calderas y pendón, horca y cuchillo, 

un condado en la tierra montañesa, 
un fraile, confesor de la condesa, 
cien lebreles, diez pajes y un castillo.

(Enrique Lopez Alarcón)

Recordaba vivamente el ritmo de esta poesía y su sentido general. Lo he recordado durante 26 años, pero no conseguía acordarme del poema entero ni dar con él en libros ni en internet. Por fin, ayer me encontré con un diario que escribí en mi juventud y entre muchas inanidades (y algunas divertidas historias que había olvidado) me volví a topar con él.

Aquí os lo dejo.

10 comentarios:

Carmela dijo...

Cabellera grana, Embajador ?

Embajador en el Infierno dijo...

Permitamosnos alguna licencia literaria, Carmela (Yo la tenía de pequeñito).

Josefina dijo...

Qué fantástica poesía. Nunca la había leído (o por lo menos no recuerdo -lo cual a estas alturas sucede más a menudo de lo deseado-). La voy a copiar, con su permiso.
Saludos Sr. Embajador.

Carmela dijo...

Disculpa, Embajador, pensé que podía ser una errata y no una licencia. Pero es un soneto muy preciosísimo aunque no quiero ni pensar qué quedaría de él si se escribiera en un lenguaje políticamente correcto.
A veces pienso que me equivoqué de época...

Miles dijo...

Bella poesía, rememorando tiempos pretéritos de Caballeros, Damas y honor.Tiempos que se han perdido para siempre, donde el ser era más que el tener, y uno valía lo que valía su palabra y su valor y no primaban componendas y tráficos de influencias, ni por astucias en acumular maravedíes en Caja B o blanquear ducados.

Me ha alegrado encontrar ciertos vocablos ya en desuso, como tahalí o pavana que ya no son de uso común en este mundo de diputados, ivas y populismos.

Un abrazo

Embajador en el Infierno dijo...

Josefina- Cópiela usted con toda paz y dela a conocer.

Carmela- Yo tampoco quiero ni pensarlo. Curiosamente su autor era un anarquista que se exilio después de la guerra y acabó sus días en Buenos Aires. No me extraña que pienses eso.

Miles- Se agradece mucho ver que los fieles lectores y sus interesantes comentarios siguen al pie del cañón. Muchas gracias. Y si, a mi también me gustan esos vocablos, como en el poema aquel: "Capitel, fronda, amaranto/elegía, madreperla.....".

Segismundo Delantro dijo...

Le felicito por el feliz hallazgo. Me congratulo. Excelente soneto, ¡por vida mía! Una soberbia descripción de aquellos españoles de antaño, lejano antaño, que llevaron el nombre de España en la punta de su espada y su pluma con orgullo, honor y gloria por todo el orbe. Y qué mejor estampa para ilustrar tan magníficos versos que la de don Pedro Menéndez de Avilés. Si me permiten...

http://misantrolimpia.blogspot.com.es/2014/09/a-don-pedro-menendez-de-aviles.html

Un fuerte abrazo. Enhorabuena por la entrada y por el blog. Falta hace en estos calamitosos tiempos.

Embajador en el Infierno dijo...

Segismundo- Muchas gracias por ese enlace. Interesante la entrada e interesante la bitácora.

Josefina dijo...

Hola. Lo mismmo digo: buenísimo lo de Segismundo, ¡gracias!

Y un comentario con respecto a San Michele: los franchutes saben "vender", ¿no? Apuesto que el 90% de los que conocen el Mont San Michel, no tienen idea de la maravilla del San Michele del Piamonte.
Saludos.

METAL dijo...

yo era español, ahora soy vasco