miércoles, septiembre 6

Razones para la esperanza: The Mogg


Cuando ya parece que no hay razones para la sorpresa y mucho menos para la esperanza, cuando el mundo se ha vuelto tan aburrida y perversamente predecible, cuando uno está trufado de escuchar las mismas sandeces e inanidades una y otra vez, de repente, como salido de la nada, se presenta el héroe, llega el Séptimo de Caballería.  


Y a uno entonces le entran ganas de volver a escribir.

El sujeto en cuestión es Jacob Rees-Mogg, conocido diputado del parlamento británico por el Partido Conservador. Católico y padre de 6 hijos. Según muchos, podría ser el próximo líder de su partido y Primer Ministro.

Pues bien, en un programa de máxima audiencia de la TV de su país,  se descuelga con declaraciones de una inusitada claridad, poco frecuentes en esta Europa decadente e infeliz. Y dice que es contrario al homomonio y al aborto en cualquier circunstancia. Os dejo el video de su aparición debajo para que lo disfruteis.




En esta entrevista que le hicieron hace tiempo dice que su Papa favorito es Pio IX ("por su posición tradicional respecto al Estado y la Iglesia, y su Syllabus de Errores"- chúpate esa) y que asiste a Misa Tridentina siempre que puede. 

Detesta las guitarras en Misa.

Nada más que añadir.

Laus Deo!

8 comentarios:

Yurremendi dijo...

Inmarcesible esperanza la tuya. La loca esperanza de futuro de una mariposa en octubre. El bueno de Mogg es la decencia personlizada,y por eso no será ni caudillo ni primer ministro, pero divertido es imaginar la novela de un gabinete de gobierno británico compuesto exclusivamente de católicos (tridentinos, por supuesto). ¿Te imaginas un político español con esas credenciales? Desde Vázques de Mella no se le ha visto la oreja a ninguno. Y Francisco Franco sigue difunto.

Yurremendi dijo...

Me corriges las dos erratas, Excelencia. S.S.S.Q.B.S.M.

Gonzalo García Yangüela ن dijo...

Me da mucha pereza poner esperanzas en un liberal inglés... Pero si te hace feliz...

Josefina dijo...

¡Pero déjennos aunque sea 5 cm. de esperanza, "plis"! Jaja

Embajador en el Infierno dijo...

Hola chicos y chica. Perdonad que haya llegado tan tarde.

Yurremendi- Si, muy de acuerdo contigo: nunca llegará a nada. Pero soñar es gratis y me lo paso muy bien pensando como ese gobierno inglés suspende las festividades del "Bonfire Night" y las sustituye por la asistencia a Misa solemne de Requiem en toda Inglaterra.

En cualquier caso, Inglaterra es el país de las sopresas, como el dios del Papa Francisco, pero en país. De modo que nunca se sabe.

Gonzalo- Vamos, vamos.... ya querríamos en España tener esa clase de liberales. Pero mi esperanza no la pongo en humano ninguno, bien lo sabes.

Josefina- Me alegra mucho "verte" de nuevo. Un poco de esperanza no ha matado a nadie, ¿no?. Pues esoo.

Yurremendi dijo...

Es la novela que desgraciadamente Chesterton nunca escribió. Sería entretenido especular sobre las interacciones entre un gobierno católico y Su Cismática Majestad, asi como con el fulano disfrazado de arzobispo.

P.S.: Algo no me encaja en la analogía de las "sorpresas" que haces. ¡Lagarto, lagarto!

Josefina dijo...

Gracias, Embajador. ¡Y claro que no! Y Chesterton habrá tenido su cuota de esperanza para sobrevivir en su amada Inglaterra. Pero me lo imagino tratando de escribir la novela que dice Yurremendi: cada vez que empezaba se reía tanto que nunca la pudo escribir.

Yurremendi dijo...

Madame Josephine: Hoy al genial Chesterton se le helaría la risa y la sonrisa, me temo, al comprobar el estado no ya de su amada Inglaterra, sino de su amada Iglesia. ¿Escribiría la novela del Papa apóstata? Lo que no daría por leerla...