lunes, diciembre 24

La embajada les desea una feliz y santa Navidad


Una Estrella para un Redentor

En el cielo estoy brillando
el  frio viento soplando
la noche oscura asomando
y las pequeñas estrellas bailando.

Estoy encima de un portal
con una misión que realizar
brillar y brillar
para a todos guiar.

Porque ha nacido el Salvador
y todos lo quieren amar
ya que Él es el Redentor
que nos va a salvar.


Este blog agoniza, pero siempre vuelve por Navidad. Y ya van trece años (2017, 2016201520142013, 2012, 2011, 201020092008, 2007, 2006, 2005) que seguimos felicitando la Navidad a tooooodos nuestros lectores - se que estáis ahí- y estoy dispuesto a seguir haciéndolo hasta, por lo menos, cuando el dibujo (esta vez de la #5) y la poesía (de la #4) sean de algún nieto. Un fuerte abrazo a todos y gracias por seguir al pie del cañón. 

jueves, marzo 29

...apparuit autem illi angelus....



"..apparuit autem illi angelus de caelo confortans eum et factus in agonia prolixius orabat..." (Lc 22, 43)

Hoy he ido a Misa Tridentina. Había cuatro monaguillos ayudando al sacerdote, vestidos con roquete blanco y túnica azul verdoso.

El cura sostuvo un silencioso ajetreo durante el ofertorio. Los cuatro monaguillos iban y venían, con movimientos rápidos, precisos y seguros. Los bordes de los roquetes flotaban al ritmo de la brisa que creaba el bullicio. 

El pequeño y competente coro atacaba un etéreo gregoriano. 

Y entonces se me ocurrió que los monaguillos eran ángeles que ayudaban al Señor a preparar el Sacrificio.

Ha dado mucho de si esta Misa. 

Laus Deo.